Carne mechada a la barbacoa en slow cookerHoy te voy a dar un 3-en-1… Que no, no me he convertido en el rubio de Bricomanía, sigo siendo la pelirroja de siempre. Lo que te traigo hoy son tres recetas en un solo post, así que tampoco te voy a alargar mucho la espera con la introducción, porque sé que desde que viste la foto ayer en Instagram y Facebook, no te la puedes sacar de la cabeza. Normal. Aquí se juntan muchos elementos propiciadores de babas. Para empezar, la carne mechada tiene algo, un je ne sais quoi especial, que hace que su sabor sea mucho mejor que cuando está en trozos. En serio. Compruébalo. Luego está el tema de la barbacoa. Ni soy de Texas ni me he criado con barbacoas todos los fines de semana. Pero me chifla una buena barbacoa. Pero buena de verdad. ¿Cuál es el secreto de una buena barbacoa? Humo y paciencia. Será que sí, que soy un poco paleolítica, al fin y al cabo. ¿Cuál es el secreto de una buena barbacoa cuando no tienes tantos medios y experiencia? Una slow cooker y una receta de salsa brutal. Una pieza de aguja de pasto, cocinada lentamente y bien, puede hacer realidad tus sueños más salvajes y descabellados de poder preparar algo tan sumamente delicioso en tu casa. Tacos de carne mechada con tortillas sin gluten y sin harinasPara darle profundidad de sabor a la salsa, he usado bacon. BACON (vas entendiendo lo del salvajismo de esos sueños, ¿eh?). Chile en polvo y pimentón. Y finalmente he añadido un ingrediente inesperado - el café o Dandy Blend - que al reducirse y mezclarse con los demás ingredientes, le aporta otra dimensión al plato. Como mínimo la quinta o la sexta. ¿Pero pensabas que me iba a quedar aquí? ¡De eso nada! Continuemos. Toda esta lujuria que te acabo de describir se corona con una crujiente y morada ensalada, ligera y refrescante. Pero no va de un “ligero y refrescante” en plan ñoño. Edurne jamás te haría algo así. No, esto es cosa de adultos. ¿Adónde vas?  Acaso te creías que ya había terminado? ¿Que te iba a dejar así, con esa gota de saliva que se te ha escurrido por la comisura del labio? Ahora es cuando te digo que todo lo que te acabo de describir te lo puedes comer con las manos, gracias a estas tortillas sin gluten, sin frutos secos, sin harinas… Porque no hay nada que nos pueda dar más placer que comer con las manos. Venga. Atrévete a subir la apuesta. Tacos de carne a la barbacoa con tortillas sin gluten

¿Te gustan mis recetas? Pues ya queda menos para que se ponga a la venta está a la venta ¡MI PRIMER EBOOK! Un plan de menús repleto de recetas sencillas y sabrosas que te ayudarán a salir de la rutina.

5.0 from 1 reviews
Carne mechada con salsa barbacoa
 
Esta receta parece complicada porque lleva bastantes ingredientes, pero no tardarás más de 15 minutos en prepararlo todo. Ajusta las cantidades de los ingredientes a tu gusto: si te gusta más dulzón, añade un poco de miel, si te gusta más ácido, añade un poco más de vinagre, que te flipa el bacon, yo no miro si abres otro paquete.
Para: 8
Ingredientes
Instrucciones
  1. Cocina el bacon en una sartén a temperatura media hasta que esté crujiente. Añade la cebolla, el chile en polvo, el pimentón y sigue cocinando hasta que las cebolla se haya dorado, unos 8-10 minutos.
  2. Agrega el tomate concentrado, la passata, el café, el azúcar de coco y 1 cucharada de mostaza y cocina a fuego medio hasta que la mezcla se haya espesado y reducido un poco. Transfiere la mitad de la mezcla a la slow cooker y reserva la otra mitad para más adelante.
  3. Salpimenta la carne y colócala en la slow cooker, sobre la salsa. Ponle la tapa y cocina en low hasta que la carne esté tierna, entre 9 y 11 horas.
  4. Pasa la carne, sin salsa, a un bol grande y mientras aún esté caliente, desméchala (sepárala en hebras) con la ayuda de dos tenedores y un cuchillo si fuera necesario, descartando trozos grandes de grasa.
  5. Retira la grasa del líquido de cocción con un cucharón. Cuela este líquido en una cazuela y cocínalo a fuego medio hasta que haya espesado y se haya reducido su volumen a aproximadamente 250 ml. Añade la mezcla reservada en el paso 2, la salsa picante, el vinagre, la otra cucharada de mostaza y el humo (si lo vas a usar), y deja que hierva a fuego lento unos minutos. Salpimenta al gusto.
  6. Mezcla la carne con una taza de la salsa, y ve añadiendo más para mantenerla jugosa. Sirve con el resto de la salsa.

5.0 from 1 reviews
Ensalada coleslaw con cebolleta verde
 
Para: 8
Ingredientes
  • 6-8 cebolletas verdes largas, cortadas en trozos
  • 60 ml de vinagre de manzana
  • 1 chile verde (jalapeño, serrano o Thai)
  • 2 cucharadas soperas de mayonesa
  • 120 ml de aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • 1 col lombarda mediana, cortada fina
  • 1 cebolla morada, cortada en juliana fina
  • 1 manojo pequeño de cilantro, picado
Instrucciones
  1. Pon las cebolletas, el vinagre, el chile, la mayonesa, el aceite de oliva, la sal y la pimienta en una batidora o robot de cocina y tritura hasta que la salsa se haya emulsionado.
  2. Pon el resto de ingredientes en una ensaladera y mezcla bien con el aliño. Rectifica el punto de sal.

5.0 from 1 reviews
Tortillas mexicanas de coliflor (sin gluten, sin harinas)
 
Puedes preparar las tortillas el día anterior (hasta el punto #7) y realizar el último paso en el momento de servir.
Para: 8
Ingredientes
Instrucciones
  1. Prepara el “cuscús” de coliflor. Separa los cogollitos y tritura en un robot de cocina o procesador de alimentos hasta que alcance la consistencia del cuscús.
  2. Cuece la coliflor en agua durante 15 minutos. Cuela y deja que se enfríe hasta que ya no queme al tacto.
  3. Mientras el “cuscús” se está enfriando, precalienta el horno a 200º y forra la bandeja con papel para hornear.
  4. Echa la coliflor a un paño de cocina limpio y apriétalo varias veces con fuerza para sacarle toda el agua que puedas. Cuanto más seca quede la coliflor, mejor.
  5. Pon la coliflor en un bol, añade los huevos, sal y comino en grano al gusto. Mezcla hasta que se haya integrado bien.
  6. Coloca la masa en la bandeja en tortitas planas bastante pequeñas, te saldrán unos 8.
  7. Hornea durante 10-12 minutos, sácalas y dales la vuelta con cuidado usando una espátula, y vuelve a hornear 7-8 minutos más. Enfríalas sobre una rejilla.
  8. Cuando las vayas a servir, calienta una sartén (preferiblemente de hierro) a fuego medio y tuéstalas ligeramente por ambos lados.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1