Crujientes de frutos secos y chocolate¿Crujientes, un poco dulces, un poco pegajosos, con chocolate y una pizca de sal? Me preguntarás si existe la perfección. Y yo te digo que sí. Porque además, aunque parece que los acabaras de comprar en la tienda de delicatessen más fina del barrio, estos bocados escandalosamente deliciosos son tan fáciles de hacer que vas a querer prepararlos una y otra vez. Y otra más.

Porque aquí ni hay que andar pesando (bueno, con el chocolate un poquito, pero lo justo) ni haciendo mezclas imposibles. Tampoco hay que preocuparse de si la mezcla va a subir o no, o si se va a quedar crudo por dentro. No, nada de eso. He decidido que este mes de excesos y de cargarse con obligaciones sin fin, hay que simplificar.

Supongo que todos querremos (o al menos puede que los que se sienten a nuestra mesa tengan el descaro de exigirlo) turrones y dulces mil. ¿Pero por qué no sustituir esas cantidades excesivas de azúcar por algo tan sencillo como: frutos secos, semillas, alguna que otra baya, miel y chocolate del bueno?

Crujiente de frutos secos, semillas, bayas y chocolateAdemás, aunque te he puesto la receta con las proporciones de frutos secos, semillas y bayas que he usado yo, puedes cambiar esas proporciones como más te guste y según lo que tengas a mano (siempre que las cantidades finales sean las mismas). A mí me encanta añadir avellanas y pistachos porque me chifla su sabor, y los arándanos rojos y azules me parecen mucho más ricos (y menos empalagosos) que las pasas. También podrías usar otras bayas deshidratadas como moras, moras blancas y goji. De hecho, eso es lo que voy a hacer yo esta tarde.

Los dos ingredientes opcionales del chocolate son eso, opcionales, pero muy recomendables. La leche de coco en polvo viene genial para que el chocolate sea menos “negro” y usando más cantidad, incluso se podría imitar un chocolate con leche sin lácteos. Y la maca, aparte de sus propiedades terapéuticas, también le da un sabor más acaramelado, que se intensifica con el uso del néctar de coco.

5.0 from 1 reviews
Crujientes de frutos secos, bayas y chocolate
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 1 bandeja
Ingredientes
Crujiente
Chocolate
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 180ºC y forra la bandeja del horno con papel para hornear.
  2. Pon los frutos secos, semillas, bayas, miel y sirope de arce en un cuenco grande y mezcla hasta que todo quede cubierto.
  3. Echa la mezcla a la bandeja forrada con papel para hornear y distribúyela bien para que quede una capa homogénea.
  4. Hornea durante 15-18 minutos o hasta que veas que ha adquirido un color dorado como en las fotos. Vigílalo para que no se queme, ya que tu horno igual tarda un poco menos (o un poco más).
  5. Saca la bandeja del horno y deja que se enfríe sobre la encimera. Luego pasa el crujiente a la nevera, durante al menos 1 hora, para que termine de enfriarse del todo.
  6. Cuando lo saques de la nevera, retira el papel y rompe el crujiente en trozos no demasiado grandes.
  7. Para preparar el chocolate, pon un bol al baño maría, y añade todos los ingredientes (menos la sal) para que se derritan. Retira del calor, y cuando haya espesado un poco, ve echando el chocolate sobre los trozos de crujiente. Yo he elegido dejar una parte sin bañar. Coloca las piezas sobre una bandeja forrada con papel de hornear y espolvorea el chocolate con una pizca de sal.
  8. Vuelve a refrigerar y una vez se haya endurecido el chocolate, puedes guardar los crujientes en un envase hermético en la nevera.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1