Descubre tus logros con este sencillo ritual¿Cómo te ha ido el año? Igual has tenido un gran año, o puede que sientas que ha sido desastroso. Pero la realidad es que da igual lo que haya pasado, tú tienes la capacidad de cambiar esa experiencia para el año que viene.

Todos sabemos que cuando suena la última campanada del año, no ocurre ningún tipo de evento mágico. Es un día más, como otro cualquiera. De hecho, ese día, yo suelo estar en la cama antes de la medianoche.

Pero sí es cierto que es un momento que marca un nuevo comienzo, y una buena oportunidad para hacer cambios en nuestra actitud.

No te estoy hablando de los famosos propósitos de año nuevo, que no suelen llegar intactos ni a finales de enero. Además, yo no creo en los objetivos vagos a largo plazo, si no a marcarse objetivos a un plazo mucho más corto, pero esto lo dejamos para otro día.

Porque voy a ayudarte a terminar el año con un ritual muy sencillo y a la vez potente.

Es un ejercicio que te puede cambiar la vida por completo, y necesitarás poco más que un lápiz y un papel para llevarlo a cabo.

Lo que vamos a hacer es una lista de todas las cosas del último año por las que te sientas orgulloso de ti mismo. Suena un poco más sencillo de lo que es en realidad, pero para hacértelo más fácil, voy a pedirte que añadas otro ingrediente a este ritual:

Hazlo con un compañero

 

Esto es lo más importante. La persona que elijas para hacer este ejercicio contigo será la responsable de que no te puedas echar atrás, o no te lamentes, en plan “pues la verdad que no sé si he hecho algo para sentirme orgullosa… supongo que hice, ¿alguna cosa?”

Cuanta más confianza tengas con esta persona, y cuanto mejor te conozca y sea capaz de sacarte todo lo bueno que tienes por ahí enterrado, mejor.

El ejercicio lo haréis por turnos, y es tan sencillo como preguntaros por las cosas de las que estáis orgullosos.

Comienza diciendo “Estoy orgulloso de…” y haz una lista de cosas como:
  • Logros personales
  • Logros profesionales
  • Situaciones difíciles que has resuelto
  • Objetivos que has alcanzado
  • Límites que has impuesto

Cualquier cosa que quieras reconocer, sin timidez y sin modestia. Éste es TU momento. El momento de ser consciente de todas las cosas maravillosas que has conseguido en el último año.

¿Pero sabes qué? Si ya nos cuesta recordar lo que comimos antes de ayer, puede resultar bastante difícil acordarnos de todos nuestros logros del último año. Así que aquí es donde entra en juego la magia de tener a ese compañero del que te hablaba antes.

Y así es como funciona: cuando digas y apuntes algo, tu compañero te preguntará,

“¿Y qué más?”

Y esperará, sin decir nada más, hasta que se te ocurra lo siguiente.

Continúa hasta que se te hayan ocurrido al menos 50 cosas de las que puedas sentirte orgulloso. Y créeme, habrá muchas pausas en las que pienses que ya está todo, y de repente te acuerdes de algo más. Y hay que seguir preguntando, “¿Y qué más?”

Confía en mí. Cuando termines, te sentirás pletórico, así que no te rindas, ¿vale?

Ese “¿Y qué más?” es muy importante. Lo más seguro es que después de las cinco primeras cosas ya no se te ocurra nada más, porque sientes que no quieres fanfarronear, porque no reconoces tus logros, porque te has olvidado o porque piensas que este último año fue una mierda en general. Pero si escarbas, verás que hay muchísimas cosas por las que te puedas sentir orgulloso.

Sigue preguntando, siempre hay algo más

 

Sentirte orgulloso de ti mismo es BUENO. Es maravilloso poder recordarlo todo, reconocer todos nuestros logros, los grandes pero también los pequeños.

Recuerda, esos logros pueden ser personales, profesionales, de salud, cualquier cosa que recuerdes. Pero intenta llegar a 50, te reto. A ti y a tu compañero.

¿Ya no se te ocurre nada más?… “¿Y qué más?”

¿Piensas que no hay nada que celebrar?… “¿Y qué más?”

¿Te has convencido de que ha sido un mal año?… “¿Y qué más?”

¿Que no has hecho nada de lo que sentirte orgulloso?… “¿Y qué más?”

Por cierto, no te limites a hacer este ejercicio sólo a final de año. ¿Qué pasaría si lo hicieras en cada cambio de estación? ¿O cada mes?

Aquí van algunos de los míos:

 

  • He aprendido a quererme más
  • He publicado mi primer libro
  • He vendido más de 1500 copias de este libro y sigo recibiendo comentarios de personas que lo están disfrutando muchísimo
  • He establecido límites personales y los he respetado
  • Organicé dos comidas para la comunidad privada de Eva Muerde La Manzana en las que conocí a personas maravillosas
  • He continuado recuperándome de mi fatiga adrenal
  • Publiqué 47 artículos y recetas en Eva Muerde La Manzana
  • Modifiqué actitudes y creencias personales
  • Contraté a mi primera ayudante para mi negocio
  • He creado un equipo de trabajo con personas muy especiales (y espaciales)
  • Seguí trabajando en que cada vez me importe menos lo que otros opinen de mí
  • Invertí en mí misma y en mi negocio con coaches de alto nivel
  • Más que tripliqué mi lista de correo
  • Cambié y mejoré la vida de muchas personas
  • Conocí a nuevas amistades valiosas y me deshice de los que no me aportan nada
  • Me uní a un grupo mastermind de maravillosas e inspiradoras mujeres de negocios
  • He completado dos certificaciones en las que he aprendido mucho y trabajado muy duro
  • Seguí investigando para traeros los mejores productos a Comida Real (envoltorios Abeego para eliminar los plásticos, cosmética natural de Acure y maquillaje de Zuii con ingredientes 100% limpios, sin tóxicos y con mi sello de garantía)
  • He meditado todos los días y continué aprendiendo a gestionar mis emociones y mis niveles de estrés
  • He gestionado una comunidad de más de 6000 manzanitas, en la que todos los días se forman nuevas amistades, impera el buen rollo y existe una unión que no he visto en ningún otro sitio
  • He aprendido a confiar en mis instintos
  • He salido en la prensa y me han invitado a eventos y a conferencias
  • He practicado mucho la gratitud
  • He vivido mi vida de la mejor forma que he podido con lo que tengo

 

¡Y ahora te toca a ti!

¿Te animas a compartir algunas de las cosas por las que te sientes orgulloso? No seas tímido, comparte todo lo que quieras, los logros grandes y los pequeños.

Y guarda el papel en el que los hayas apuntado para volver a leerlo cualquier día en el que estés de bajón y necesites darte cuenta de lo alucinante que eres.

Te deseo un feliz año – este va a ser TU AÑO.

Edurne

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Share
Tweet
Pin
+1