Estos 3 marcadores son más importantes que el colesterolNo es sorprendente que unos de los medicamentos más rentables de la historia sean los que reducen el colesterol.  A pesar de que existan marcadores mucho más fiables. De hecho, ¿sabías que en el 99% de los casos no son necesarios esos medicamentos?

Aun así, muchos médicos intentan hacernos creer que la razón por la que tenemos que tomar medicamentos es la mala genética. Una estupidez. Especialmente porque nuestro ADN se ve constantemente influenciado por lo que comemos y cómo vivimos nuestras vidas.

Por eso, en el post de hoy te voy a hablar de otras formas mucho más fiables de evaluar tus factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Unos marcadores que tienen una gran influencia en ese tipo de enfermedades. Y que son mucho más útiles que los niveles de colesterol en sangre.

¿Cuáles son y qué indican estos marcadores?

Los tres marcadores que querrás analizar en tus análisis de sangre son:

Proteína C reactiva (CRP): el primer marcador a analizar

Una proteína C reactiva alta es un importante indicador del factor de riesgo en la enfermedad cardiovascular. Por ello, un buen rango para evaluar la posibilidad de un accidente cardiovascular en el futuro sería de 0-3 mg/L. Cuanto mayor sea esta cifra, mayor será el riesgo.

Homocisteína: un marcador que te dará mucha información

La homocisteína elevada es otro marcador de riesgo de enfermedad cardiovascular, especialmente si está correlacionado con cifras altas de insulina y proteína C reactiva.

En concreto, la formación de la homocisteína es el resultado de la biosíntesis del aminoácido L-metionina. Y los niveles de homocisteína por encima de 8µmol/L están asociados con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Además del cáncer y otros problemas de salud. No obstante, estos niveles se pueden elevar por causa de algunas deficiencias de vitaminas del grupo B, especialmente folato, B6 y B12.

Insulina: mucho más que el marcador de la diabetes

Los niveles altos de insulina pueden ser un importante indicador de inflamación y factor de riesgo cardiovascular. Los diabéticos con niveles elevados de insulina tienen mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

Según Ron Rosedale: “La forma de tratar la enfermedad cardiovascular, y en la que trato al paciente con un cáncer de alto riesgo, o al que tiene osteoporosis o tensión alta, la forma de tratar prácticamente todas las llamadas enfermedades crónicas de la edad, es tratar la insulina.”

Una de principales maneras en las que la insulina elevada puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular es mediante la resistencia a la insulina. Una condición médica que ocurre cuando las células están sobreexpuestas a esta hormona esencial.

Además. las personas con resistencia a la insulina también experimentan un aumento de la excreción de magnesio junto con la retención de sodio. Ambos procesos incrementan de forma significativa el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular:

  • La retención de sodio en la célula altera el bombeo de sodio/potasio y acaba causando retención de líquidos en los tejidos. Esto puede dar como resultado una insuficiencia cardíaca congestiva.
  • El magnesio es un electrolito esencial para la vasodilatación y para aumentar el óxido nítrico en las arterias.

Ambos son antagonistas de factores de riesgo cardiovasculares.

Finalmente, las dietas altas en azúcares y en alimentos que se descomponen en azúcares harán que el páncreas libere mucha insulina. En contra de la mayoría de los rangos que los laboratorios consideran “normales”, la insulina en ayunas debería estar lo más cerca posible de 0. Aunque la referencia recomendada sería entre 2-6µU/ml. Cifras de dígitos dobles en niveles de insulina basal pueden indicar un factor causante en muchas enfermedades degenerativas. Entre las que se incluyen la diabetes, el cáncer y la enfermedad cardíaca.

¿Por qué los médicos no suelen analizar estos marcadores de forma rutinaria?

Puede que te estés haciendo esta pregunta. ¿Por qué la gran mayoría de médicos convencionales no suelen mandar analíticas de proteína C reactiva, homocisteína e insulina?

La razón es porque las empresas farmacéuticas no fabrican medicamentos para tratar estas medidas. Y por lo tanto no conlleva beneficios. Por el contrario, estos marcadores se controlan mediante intervenciones nutricionales adecuadas. En otras palabras, nuestra alimentación. Un hecho que es especialmente cierto en el caso de la insulina. Es la pura realidad.

Pide que te analicen estos 3 marcadores

Si tu riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular es alto, o si simplemente quieres prevenir, pídele a tu médico que te añada estos marcadores en tu próxima analítica. Si te pregunta por qué razón le pides insulina, dile que quieres proteger tu salud en lugar de medicarte. Si se niega, es el momento de cambiar de médico.

También puedes pedir tu analítica en un laboratorio privado.

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.