Testimonio: Cómo conseguí revertir una colitis ulcerosa¿Necesitas motivación? Hoy Jordi, del blog Comerlapaleodieta, comparte con nosotros su increíble historia de recuperación. Muchas gracias por compartir tu experiencia con la colitis ulcerosa. Y por mostrarnos que hay esperanza para todos aquellos que padecen otra de esas enfermedades que se asumen como incurables.

La historia de Jordi y la colitis ulcerosa

De joven siempre había tenido problemas respiratorios, asma y muchos mocos. Era un niño activo pero con barriga, al que le extirparon las vegetaciones nasales. Y al cual le quitaron mucho moco de detrás del tímpano.

Con 19 años, pesaba 98 Kg y media 1.85 m. Y estaba afrontando mi segundo curso de ingeniería con mucho estrés. Comía lo que quería, me encantaba la pasta. También comía verduras y para merendar, si me apetecía me tomaba un paquete de galletas. Mi estado de salud era aparentemente normal.

Al poco tiempo esto cambió y empecé a tener unos dolores horribles en la barriga. Y a dejar de ir al baño. Después de una semana sin ir al baño, empecé a tener diarrea y a sangrar sin parar. Era como tener todos los días la regla por el culo, literalmente. Todo líquido con sangre.

El infierno del diagnóstico médico

Visité cientos de médicos y todos hacían lo mismo:

– ¿Qué te pasa?
– Tengo diarrea y sangro por el culo.
– Eso debe ser una almorrana o una fisura. Tómate este jarabe laxante, dieta blanda y date esta pomada.

De acuerdo, hice eso. Y a las 2 semanas estaba que me moría y la cosa empeoraba. Además, la sangre no paraba a pesar de seguir a rajatabla lo que el médico me recomendó. Así que fui a un cirujano de pago. Me metió un tubo por el culo y me dijo:

-Te debemos de ingresar ya. Y tu tratamiento será dieta absoluta.

Esto significa que nada, absolutamente nada puede entrar por la boca, todo por vena. Después de 8 días sin comer ni beber parecía un cadáver viviente, perdí unos 20 kilos. Así que me llevan al hospital y me hacen una colonoscopia.

– Usted tiene colitis ulcerosa, 40 centímetros de la parte baja del colon con úlceras. Es una enfermedad crónica e incurable, lo acompañará toda su vida.

Imaginaos mi cara, con 19 años y que te digan eso.

– Bueno doctor y ¿qué puedo hacer?
– Tómese todos los días 3 de estas pastillas (claversal). Y si se encuentra muy mal, un enema (más tubitos por el culo).

Investigando, veo que la colitis ulcerosa es esto:

Colitis ulcerosaYo digo pero si tan sólo es una rozadura, como las que te haces al caerte. ¿Cómo podemos hacer un trasplante de cara y no podemos curar una rozadura interna? Pero bueno, me resigné.Y seguí un año con las pastillas del médico, los enemas y la dieta blanda. Pero no mejoraba. Y cada vez estaba más flaco porque no podía hacer ejercicio y no dejaba de sangrar.

De hecho, estaba desesperado.

 

Otra visita más al médico

Así que volví al médico para decirle que esto no estaba funcionando. Y me dijo:

– Lo que a ti te pasa es que tienes una enfermedad autoinmune. Es decir, tu cuerpo se ataca a sí mismo. Y la única forma de que mejores es con medicamentos biológicos que te bajan las defensas y adormecen tu sistema inmunitario. Si aun así no mejorases, la última solución es eliminar la parte del colon que tiene heridas.

No entendía nada. ¿Por qué mi cuerpo me ataca; por qué lo hace? ¿Y quitarme un trozo de colon mejorará mi situación? ¿Por qué disminuir la actividad del sistema inmunitario?

La solución a la colitis ulcerosa

Por suerte, en la escuela de ingeniería me estaban enseñando que todos los problemas tienen solución. Y que si quieres obtener resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Así que busqué quien me ayudase: pregunté a amigos y familiares, era algo bastante común. Y finalmente me recomendaron un médico de medicina holística que al parecer buscaba soluciones a las enfermedades. Cuando llego, el médico era un extranjero que casi no hablaba español y tenía allí una chica traduciéndole.

Y le digo cual ha sido mi diagnóstico:

– Úlcera colon, pólipo, parte baja del colon.

Y empieza a hablar en otro idioma con la traductora. Después me da una dieta que elimina azúcar refinado, trigo y lácteos. A continuación me recomienda que solo coma lo siguiente: verduras crudas, frutas de temporada y carne y pescado al vapor. También arroz hervido, almendras, nueces, coco, huevos, aceite de oliva y que beba solo agua.

Además, me da los siguientes suplementos nutricionales:

Testimonio de Jordi: Cómo conseguí revertir una colitis ulcerosaDejé la medicación que estaba tomando para la colitis ulcerosa y seguí los consejos de este nuevo médico. Y me di cuenta de que casi todo lo que comía antes eran productos lácteos, trigo y azúcar.

Como no podía comer trigo, eliminé galletas, pan, magdalenas, rosquilletas… lo tuve que sustituir por tortitas de arroz y verduras. Y como no podía tomar lácteos, eliminé leche, yogures, quesos… y lo tuve que sustituir por agua.

Finalmente, como no podía tomar azúcar, eliminé bizcochos, refrescos… y lo tuve que sustituir por miel.
En una semana había desaparecido la sangre y los dolores. Al mes estaba notablemente mejor. El tratamiento me costó unos 100€.

La dieta paleo y las enfermedades autoinmunes

Investigando un poco más he visto que la dieta tiene todo su sentido. Porque elimina alimentos que no estamos preparados para digerir o irritan el intestino. Y la gran cantidad de alimentos crudos me proporcionaban, además de vitaminas y minerales, una fibra alimentaria de gran calidad.

Así que es lógico pensar que nuestro aparato digestivo esté más preparado para digerir productos en su estado natural que productos procesados. A este razonamiento han llegado médicos, biólogos, bioquímicos, antropólogos y dietistas de diferentes épocas. Por ejemplo, William Davis, Dr. Jean Seignalet, Robb Wolf, Elaine Gottshall, Catherine Kousmine, Loren Cordain.

A continuación, me puse a investigar sobre los suplementos y cuál era su función:

  • Glutamina: Necesario para crear las células del intestino delgado.
  • Ñame (Wild Yam): Remedio natural a base de un tubérculo para problemas intestinales. Depura el organismo y ayuda a eliminar toxinas.
  • Enzimas digestivas: Contribuyen a la correcta digestión de alimentos.
  • Gamma oryzanol: Protege las mucosas gástricas.

Los médicos, en cambio, inhiben el mecanismo natural de defensa del cuerpo. Cosa que puede provocar la disminución en la capacidad de combatir infecciones. Pero la dieta y las medicinas son 2 campos separados e independientes. Es por esto que se complementan.

Así que tú decides si tomar medicamentos o no del mismo modo que decides si hacer dieta o no.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.