Reto Stress LessTu hermana está con un catarro de campeonato y te dice, entre estornudos, mocos y con unos ojos llorosos y rojos como tomates: “debe de ser por el estrés.” Tu compañera de trabajo está leyendo un libro sobre la meditación… para “reducir el estrés”. Tu jefe se ha dado cuenta de que la próxima fecha de entrega de ese gran proyecto tiene a todos sus empleados hechos polvo y ha sugerido un breve descanso para que os podáis “desestresar”.

¿Y qué es esta cosa misteriosa llamada “estrés”?

Demasiado estrés puede tener efectos muy graves en nuestra salud, pero aliviarlo no suele ser tan simple como dejar de hacer las cosas que nos estresan. Todas esas cosas inevitables que nos estresan – nuestro empleo, nuestro jefe, los hijos, la familia – todavía están ahí. Sin embargo, lo que sí puedes cambiar es tu actitud y tu enfoque hacia la gestión de ese estrés. Como terapeuta y life coach, y como alguien que ha experimentado muchísimo estrés y frecuentes ataques de ansiedad en su vida, soy muy consciente de la forma en que el estrés crónico puede causar estragos en nuestra salud y felicidad.

Por esta razón, y ya que se acerca una de las épocas potencialmente más estresantes del año, te quiero invitar a participar en el reto gratuito Stress Less que comenzará el 5 de diciembre y durará 10 días. ¿El objetivo? Empezar a soltar algunas de las cosas que nos causan estrés innecesario, y encontrar formas saludables y prácticas para hacer frente a las presiones del día a día.

ÚNETE GRATIS AL RETO STRESS LESS


Te ayudaré a conocer tus mayores fuentes de estrés y a aprender a reducirlo de forma inteligente e intuitiva.

Durante el reto recibirás un email diario con coaching, inspiración y "deberes" para que vayas poniendo en práctica todo lo que estás aprendiendo. Cuando finalice el reto seguirás recibiendo contenido exclusivo una vez por semana.

No es un secreto que los niveles altos de estrés prolongado no son buenos para nuestra salud, pero la historia no acaba en un simple “el estrés es malo”. A pesar de que tiene connotaciones bastante negativas, el estrés nos rodea en todo momento. Está con nosotros cuando sacamos energía para estudiar unas horas más en vista de ese examen tan importante. Está ahí cuando nos encontramos en una situación de emergencia y tenemos que estar totalmente alerta para resolver cosas con rapidez. Está ahí siempre que nos arriesgamos, tenemos éxito, o trabajamos duro.

Puesto que el estrés es vital en nuestras vidas, voy a presentar este reto con una afirmación un poco extraña: no vamos a intentar deshacernos de todo el estrés. “Desestresarse” suena brutal, pero una persona totalmente libre de todo estrés se sienta (bueno, más bien se tumba) sobre el sofá, sin motivación alguna para hacer nada con su vida salvo ver la televisión y comer.

El estrés tiene muchas caras y muchos nombres, como la motivación, el miedo, la emoción y el entusiasmo. En ocasiones, el estrés es la única razón por la que comprendemos de verdad el valor de los riesgos que tomamos, o tenemos la oportunidad de parar y prestar atención a las señales de alarma que nos rodean. El estrés nos avisa cuándo tenemos que parar y descansar, de la misma manera que nos dice, “venga, puedes hacer un poco más.”

Así que nuestra intención no es la de deshacernos del estrés. Para nada. Lo que queremos hacer es aprender a gestionarlo.

El estrés, como casi todo lo demás en la vida, es un recurso. Demasiado poco y nos estancamos, demasiado y nos vemos paralizados por el miedo, desbordados e incapaces de tomar decisiones inteligentes. Imagínate el estrés como si fueran las cuerdas de un instrumento musical – si las tensas demasiado, se acabarán rompiendo. Sin embargo, si están demasiado sueltas, no sirven para hacer música. No, el truco con todos los instrumentos de cuerda es que tienen que tener la tensión justa para que puedan sonar con la tonalidad deseada.

Ahora piensa en ti en estos momentos; ¿Estás afinado? ¿Sientes que tu vida es un buen instrumento con el que tocar la música que tú quieres?

¿Qué tipo de estrés tienes en tu vida en estos momentos?

A menos de que estés hasta arriba de marihuana o hayas ganado la lotería recientemente y estés en una playa tomando el sol y cocos frescos recién cogidos de una palmera, entonces si, tienes estrés en tu vida. ¡Vamos a conocerlo!

Lee este listado y apunta todos los puntos que sean aplicables en tu vida, o hayan estado presentes en el último año:

  • preocupaciones económicas – pérdida de ingresos, deuda o estrés por buscar un empleo y poder hacer frente a los gastos
  • una mudanza a una nueva casa o emigrar a otro país
  • casarse – incluyendo todos los preparativos
  • problemas de salud que no terminan nunca, enfermedad crónica o lesión
  • vecinos ruidosos, vivienda o entorno incómodos, compañeros de piso molestos
  • personas tóxicas, discusiones y altercados constantes con personas cercanas
  • cuidar de un familiar mayor o enfermo, incluso si ese miembro de la familia es peludo y tiene cuatro patas
  • un evento traumático como un desastre natural, violación, robo o una situación de violencia contra tu persona o alguien querido
  • vivir en un lugar con aglomeraciones, tasas altas de crimen, contaminación o demasiado ruido
  • sentirte infeliz con tu empleo, o tener una sobrecarga de responsabilidades o falta de reconocimiento… o ambas cosas
  • problemas de salud crónicos
  • trabajar horas extra
  • tener una mala gestión o expectativas confusas en el trabajo
  • no tener ni voz ni voto en el proceso de toma de decisiones y sentir que no tienes autoridad en tu propia organización
  • sentir inseguridad sobre tu posibilidad de conseguir un ascenso o riesgo de despido
  • enfrentarte a la discriminación o el acoso en el trabajo
  • presión familiar, desaprobación o juicios
  • ser un padre o una madre
  • problemas sentimentales, rupturas
  • sentir que estás constantemente sin blanca
  • sentirte solo, aislado o incomprendido
  • enfrentarte a la discriminación por tu sexo, edad, raza u orientación sexual
  • perder tu empleo o ser incapaz de encontrar trabajo
  • muerte o enfermedad de un ser querido
  • divorcio
  • nuevo empleo, nuevo colegio, nueva casa, nueva ciudad
  • discusiones con tu pareja, familia, amigos, compañeros de trabajo o jefe
  • búsqueda de empleo y mantener la cordura durante el proceso de selección
  • exámenes importantes
  • competiciones atléticas
  • embarazo
  • abuso de drogas, alcoholismo, situaciones autodestructivas
  • insomnio
  • problemas y disfunciones sexuales
  • infidelidad en la pareja
  • un bebé recién nacido
  • deudas
  • problemas sin resolver de la infancia o traumas pasados

Durante este reto de 10 días vamos a comprender cómo nos estresamos y por qué, y luego encontraremos formas inteligentes e intuitivas para ocuparnos de nuestro estrés. En ningún momento pretendemos cultivar la calma de un maestro Zen, con una lista vacía de tareas pendientes y la declaración de la renta presentada. En vez, veremos cuáles son las mejores formas para convivir con el estrés, tal y como te encuentras en tu vida, en este preciso momento.

HAZ CLICK AQUÍ para apuntarte GRATIS al Reto Stress Less

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Share
Tweet
Pin
+1