Barritas de grillos de SENS Bar¿Alguna vez te has planteado comer insectos? Concretamente grillos. Pues en el Equipo Manzana lo hemos hecho hace unas semanas. Si. Coral, Lara y yo quedamos un día a tomar algo, a charlar y… ¡a probar grillos! ¿Quieres saber cómo fue la experiencia? ¿Nos gustó? ¿Nos horrorizó? Te dejo para que te lo cuente Lara (y al final del post tienes un detalle de nuestra parte):

¿Quedamos a comernos unos grillos?

¿Grillos? Eso mismo fue lo que pasó por mi cabeza cuando Edurne me contó que había recibido un nuevo producto hecho a base de harina de grillos. O más bien cuatro, para ser exactos. Cuatro barritas energéticas de diferentes sabores que íbamos a probar para decidir cuál era nuestra favorita. Es más, imagino que Coral pensó algo similar —ya sabéis, las ventajas de trabajar en el Equipo Manzana— pero la verdad es que la curiosidad por probar algo así pesaba más que los prejuicios que pudiéramos tener.

Porque cuando te dicen que te estás comiendo un grillo, créeme que los tendrás, aunque solo sea por el simple hecho de que siempre los has visto en el campo y nunca en tu plato. Pero te aseguro que después de probar estas barritas, cambiará tu opinión al respecto y verás a los grillos como el alimento del futuro.

Grillos: ¿La mejor fuente de proteína animal?

Todos sabemos que el calentamiento global es una realidad y que la ganadería intensiva es uno de los principales motivos por los cuales la salud del planeta está cada vez más deteriorada; por no hablar de la nuestra. Algo que no nos debería sorprender si pensamos que los métodos de cría habituales vienen de la mano de animales estabulados, que no ven la luz del sol y que están ultramedicados.

La verdad es que no parece ser la mejor opción para llevarnos a la boca, ¿no?

Por ese motivo, desde hace ya varios años se está apostando por los insectos como una de las mejores fuentes de proteína animal a nuestra disposición. De hecho, es un tipo de proteína que incluye grasas saludables y minerales importantes para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo como pueden ser el calcio, el zinc o el hierro. Si a eso le sumamos el hecho de que para su producción apenas se necesitan recursos y que su cría produce menos contaminación, ya tenemos el ingrediente perfecto para el futuro. O, al menos por el momento, para unas barritas energéticas.

¡Deja a un lado tus prejuicios!

Sí, vale, está muy bien todo eso que nos cuentas sobre la producción sostenible de grillos y sobre los beneficios nutricionales de una proteína como esa pero lo que nos interesa saber es: ¿a qué saben las barritas? Saber qué se siente al comer un grillo.

Pues siento decepcionaros, pero la respuesta a esa pregunta es: nada. O mejor dicho, nada que no sientas al comer cualquier otra barrita de este tipo.

Si esperabais una respuesta crujiente, o viscosa, os habéis equivocado de post. Es más, la textura que tienen estas barritas me sorprendió gratamente, sobre todo acostumbrada a la dureza que suelen tener estos snacks hechos a base de dátiles y frutos secos. En ese sentido, son unas barritas mucho más blandas, con cierto punto harinoso (pero sin llegar a la textura de un polvorón) y con todo el sabor que le aportan los distintos ingredientes.

Las barritas SENS: lo malo, lo bueno y lo mejor

En cuanto a los sabores de cada barrita, ya os he adelantado que hay cuatro opciones.

Dos de ellas son más proteicas, al incluir proteína de cáñamo entre sus ingredientes, mientras que las otras dos sustituyen el cáñamo por dátiles y anacardos. Eso sí, las dos opciones proteicas llevan además sirope de agave para conseguir ese regusto dulce que dan los dátiles.

Los sabores son:

  • Mantequilla de cacahuete: una de las opciones más proteicas, de hecho, cada barrita tiene 20 gramos de proteína. A mí fue la que menos me gustó pero he de reconocer que no me van mucho los cacahuetes.
  • Chocolate negro y sésamo: la segunda opción más proteica, con unos valores nutricionales similares a los de la anterior. Si eres un apasionado del sésamo como yo (¿soy la única que piensa que la combinación sésamo y chocolate es perfecta?), esta es tu barrita.
  • Piña y coco: con 6,5 gramos de proteínas por barrita y con esos ingredientes tan paleo, tenía que estar rica. Al fin y al cabo, todos sabemos que la piña y el coco hacen una buena pareja.
  • Chocolate negro y naranja: otra combinación que causa furor y que no decepciona nunca. Con nada más y nada menos que 7,7 gramos de proteína por barrita.

Además de todo esto, son barritas hechas con ingredientes naturales y no tienen gluten, aunque sí pueden contener trazas de otros frutos secos, de semillas o de soja, por lo que las personas alérgicas a estos alimentos tendrán que tenerlo en cuenta antes de comerlas.

Por ponerles alguna pega: el azúcar añadido de las barritas más proteicas, aunque si miráis la lista de ingredientes, es de los últimos en aparecer por lo que la cantidad es mínima.

Como dato curioso para terminar: las barritas de proteínas tienen una media de 132 grillos mientras que las energéticas tienen unos 55. ¡¿Quién lo diría viendo el tamaño de las barritas?!

Y después de leer esto, ¿todavía no te pica el gusanillo (o más bien el grillo) para probarlas?

Consigue Barritas SENS con un descuento exclusivo

Si quieres probar ya mismo estas barritas a base de harina de grillos y sorprenderte gratamente con sus texturas y sabores, no tienes más que pasarte por la web de SENS Bar y utilizar el cupón: EVAMUERDE para conseguir un descuento del 10% en tu compra.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1