Sopa de Tomate Estilo Gujarat¿Hay algo más agradable y reconfortante que un buen bol de sopa de tomate caliente? Durante mi época de estudiante en Londres, los tea/dinners (o lo que es lo mismo, la cena británica a las 6 de la tarde) de los sábados eran especiales.

En lugar de bajar a la escuela para cenar, nos dejaban hacerlo en el salón de la residencia donde, durante el resto de la semana, nos tenían prohibido meter comida. Cada una de nosotras se armaba con un plato en el que apilaba sándwiches de pan de molde sin corteza, cortados en cuartos, salt & vinegar chips (patatas fritas de bolsa, sabor sal y vinagre) y un vaso desechable de plástico de sopa de tomate Campbell’s. (¡Oh.My.God!). Y nos apoltronábamos en los ajados sofás y mojábamos los trozos de sándwich en la sopa dulzona mientras veíamos Gladiators en la tele.

Una sopa de tomate que me transporta a mi adolescencia

La verdad es que era un momento de relax que anhelábamos después de una semana repleta de exigencias. Y todavía hoy, después de tantos años, la sopa de tomate sigue produciendo en mí esa misma sensación de confort y de relax.

Claro que ya no es la misma sopa. He unido este recuerdo de juventud con otro que también procede de mis años londinenses, la gastronomía de la India. Y he obtenido una combinación de sabores que resulta muy difícil de superar.

Sopa de Tomate con Especias IndiasAdemás, esta es una receta de sopa de tomate fácil de preparar y sencillamente deliciosa. De hecho, es como un abrazo reconfortante en un bol con un toque exótico que no dejará indiferente a nadie.

Una sopa de tomate diferente

Pero eso no es todo. Esta sopa de tomate lleva un ingrediente que quizás os pueda resultar desconocido. O al menos llamar la atención: el fenogreco. Además de la planta en fresco, esta semilla se utiliza ampliamente en la cocina Hindú. Aunque también nos la podremos encontrar en platos del Norte de África y de Oriente Medio.

También se utiliza en numerosas mezclas de curry, rubs o adobos en seco para la carne así como en algunas recetas de pan. Y se puede espolvorear un pellizco de esta especia sobre el yogur, las verduras o en algunas salsas. Aparte de sus cualidades culinarias, el fenogreco también se utiliza extensamente como estimulante de la lactancia materna.

Como curiosidad, se dice que cada tanto, un aroma dulzón a sirope de arce invade la ciudad de Manhattan. Pues resulta que es el fenogreco, que está siendo procesado en una fábrica de saborizantes en New Jersey, para convertirse en el componente aromático del sirope de arce artificial.

¡Así que, a pesar de que posiblemente esta sea la primera vez que oyes hablar del fenogreco, es muy probable que en algún momento lo hayas probado bajo esta forma!

En cuanto a la passata que se usa en esta receta, por supuesto que durante los meses de verano dispondremos de la abundante cosecha del huerto para elaborar la nuestra propia. Pero el resto del año podemos seguir disfrutando de esta sopa usando una passata comercial de calidad.

Mini Receta: Sopa de Tomate Estilo Gujarat

5.0 from 4 reviews
Mini Receta: Sopa de Tomate Estilo Gujarat
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 3 - 4 personas
Ingredientes
  • 1 cucharada de ghee (o aceite de coco)
  • ½ cucharadita de mostaza marrón en grano
  • ½ cucharadita de comino en grano
  • ½ cucharadita de semillas de fenogreco o alholva
  • Media botella de passata de tomate (si no tienes albahaca fresca/hojas de curry, recomiendo usar passata de tomate con albahaca)
  • 750 ml de caldo de pollo
  • Unas 8 hojas de albahaca fresca, rasgadas (si las tienes, puedes usar hojas de curry fresco)
  • ½ cucharadita de cúrcuma molida
  • ¼ de cucharadita de cayena
  • 1 cucharadita de sal (o al gusto)
  • 1 cucharadita de azúcar de coco
  • 2 cucharaditas colmadas de almidón de yuca, para espesar (opcional)
  • 2 cucharadas de nata o leche de coco (opcional)
Instrucciones
  1. Calienta el ghee en una cazuela a fuego medio - alto. Cuando esté caliente, añade las semillas de mostaza, comino y fenogreco. Remueve con una cuchara de madera hasta que comiencen a saltar. Cuidado porque será cuestión de segundos.
  2. Baja inmediatamente el fuego a medio - bajo y añade la passata, removiendo sin parar, seguida del caldo.
  3. Agrega las hojas de albahaca o de curry, la cúrcuma, la cayena, la sal y el azúcar de coco. Lleva a ebullición y luego baja la temperatura para cocinar a fuego lento durante 25 - 30 minutos.
  4. Si deseas espesar un poco la sopa, apaga el fuego, mezcla la harina de yuca con un poco de agua y añade esta mezcla a la sopa. Incorpora la nata si lo deseas.
  5. Para servir, puedes hacerlo tal cual está (recomendaría sacar las hojas de albahaca o curry, si las has usado) o colarla para retirar las semillas. Si quieres, añade una cucharadita de crème fraîche en cada bol. Y decora con hojas de albahaca fresca.
Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.