Protectores solares, toxicidad y cáncerEstamos en plena temporada veraniega y uno de los productos más utilizados es el protector solar. Nos dicen que éstos nos protegerán de las quemaduras, arrugas y cáncer de piel. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que los protectores solares convencionales no están haciendo ninguna de esas tareas con demasiada eficacia.

Es más, la mayoría de las marcas de protectores solares puede que estén aumentando nuestras posibilidades de acabar con algún tipo de cáncer.

De hecho, desde hace años os llevo explicando por qué evito los protectores convencionales. Y, más recientemente, los informes del Environmental Working Group (EWG) y Consumer Reports han avisado a los consumidores sobre los peligros de utilizar este tipo de protectores. En especial en niños.

¿Quieres saltar directamente a las recomendaciones de protectores solares que han pasado el riguroso filtro de calidad de Eva Muerde La Manzana? Haz click aquí.

¿Los protectores solares son dañinos?

En las últimas décadas, medios y médicos han promocionado los beneficios de estos productos para protegernos del cáncer de piel y de las quemaduras. Y “curiosamente” el uso de éstos ha aumentado. El problema con esta industria multimillonaria es que no todos los protectores se crean igual. Y en la mayoría de los casos estos productos son dañinos.

Protectores solares, toxicidad y cáncerSegún este artículo del Hufiington Post, no existen pruebas sustanciales que demuestren que el uso del protector solar pueda prevenir el cáncer de piel.

Todavía peor. En un metaanálisis de 2007 de 17 estudios sobre el tema, concluyeron que: “no existe efecto estadístico significativo del uso de protectores solares sobre el riesgo de melanoma”.

Además, el estudio encontró que en latitudes mayores de 40 grados (de Madrid hacia el norte), el uso del protector solar de hecho podría“contribuir al riesgo de melanoma.” (El melanoma maligno es el cáncer de piel más mortal. Representa aproximadamente el 4% de los cánceres de piel pero el 75% de las muertes relacionadas con este cáncer.)


Pese a que los protectores solares son efectivos para bloquear los rayos UVB, no lo son tanto para los UVA. Y aunque la piel no se “quema” porque esos rayos se bloquean, sí se daña.

Finalmente, los protectores son efectivos reduciendo el riesgo de carcinoma de células escamosas (asociado con la exposición a los rayos UVB). Un hecho que no es muy común (16% de casos de cáncer de piel) ni especialmente mortal.

Además, los rayos UVB también se asocian con la producción de vitamina D. Nadie parece saber a ciencia cierta si ésta es la razón por la que los usuarios de protectores solares tienen mayores posibilidades de desarrollar melanoma.

No todos los protectores son iguales

Existen dos formas en que estos productos nos pueden proteger del sol. O bien con una barrera mineral (física) o con una química.

Los protectores minerales llevan ingredientes como el óxido de zinc o el dióxido de titanio. Y estos crean una barrera física que protege la piel del sol.

Por otro lado, los protectores químicos utilizan uno o más productos químicos. Por ejemplo, oxibenzona, avobenzona, octisalato, octocrileno, homosalato, octinoxato, ácido paraaminobenzoico (PABA), dioxibenzona y parabenos, entre otros. Y estos causan una reacción química para prevenir los daños causados por los rayos UVA y UVB del sol.

Penetran en la piel

Estos químicos son preocupantes ya que son capaces de cruzar la barrera de la piel y otros tejidos sin filtrar.

De hecho, se calcula que estamos expuestos a más de 700,000 químicos tóxicos al día. Y según el Global Healing Center, no es raro llegar a 2,1 millones de toxinas a diario. Muchas de ellas en nuestros productos de aseo y cuidados personales, entre los que se encuentran los protectores solares.

Toxicidad protectores solares durante el embarazo y lactanciaSegún un estudio realizado por el Center for Disease Control and Prevention en Estados Unidos, uno de los químicos más utilizados en estos productos, la oxibenzona, estaba presente en el 96% de la población. Este dato es preocupante puesto que la oxibenzona es un disruptor endocrino. Y entre otros problemas, puede reducir el recuento de espermatozoides y ser un factor contribuyente en la endometriosis.

Además, en dos estudios europeos se encontraron químicos procedentes de protectores solares en la leche materna. En concreto, hasta el 85% de las muestras analizadas. Un dato que indica que los fetos y los recién nacidos tienen un riesgo de exposición a estas sustancias.

El EWG alerta contra el uso de la oxibenzona, en especial en los niños y las mujeres embarazadas. Así como en las que estén amamantando.

Imitación y alteración hormonal

Las investigaciones llevadas a cabo por el EWG demuestran que los químicos más comunes en los protectores solares – incluyendo la oxibenzona, el octinoxato y el homosalato –  son disruptores endocrinos y estrogénicos. Y pueden interferir con la tiroides y otros procesos hormonales del cuerpo.

De estos tres, la oxibenzona es el más estudiado. De hecho el EWG tiene más de 20 estudios que citan a este químico como disruptor hormonal. Y altas concentraciones de oxibenzona en el cuerpo se han relacionado  con un aumento del riesgo de endometriosis.

Causan irritación y alergias cutáneas

Las personas con la piel sensible y tendencia a las alergias deberían tener cuidado en la elección de su protector solar. Pues muchos contienen conservantes, fragancias u otros químicos irritantes.

Además, muchos de estos productos tienen también metilisotiazolinona. Bautizado por la Sociedad Europea de Dermatitis de Contacto como el “alérgeno del año”. Desde el año 2010, se han detectado en España y Europa miles de casos de alergia con lesiones en la piel.  

Liberan radicales libres

De los más de 1400 protectores que ha analizado el EWG, tan sólo un 5% de ellos ha cumplido con las normas de seguridad. Y más del 40% se han valorado como potenciales responsables del cáncer de piel.

El palmitato de retinol es un tipo de vitamina A usado en protectores solares. Y se ha descubierto que aplicado sobre la piel en dosis altas acelera ciertos tipos de cáncer en un 21%. Según el EWG, a pesar de que las pruebas no son concluyentes, es algo preocupante.

De hecho, un estudio del gobierno de Estados Unidos descubrió que: “Puede acelerar el desarrollo de tumores y lesiones de la piel cuando se aplica sobre la piel en presencia de la luz solar, al liberar radicales libres.”

Los protectores solares en spray son todavía más peligrosos

Toxicidad protector solar sprayTambién existe un aumento en la popularidad de los protectores solares en spray. Y éstos tienen además peligros adicionales, en especial si se inhalan.

Consumer Reports alerta que este tipo de producto no debería usarse en los niños. Y los adultos deberían tener cuidado y no utilizarlos en la cara ni inhalarlos, ya que pueden ocasionar daños en los pulmones.

Incluso los protectores minerales no son seguros en spray. Inhalado en altas dosis, el dióxido de titanio se convierte en un posible cancerígeno.

Valoración de las peores marcas

Entre las peores marcas de protectores solares en la guía del EWG se encuentra uno de los principales culpables de toxicidad y publicidad falsa: Neutrogena.

“El bombo publicitario de Neutrogena está más lejos de la realidad que cualquier otra gran marca que hemos analizado. Sostienen que es la marca #1 recomendada por dermatólogos. Sin embargo, todos sus productos aparecen en la zona roja – la peor – de nuestra base de datos”, dice EWG.

El EWG cita grandes concentraciones de oxibenzona y otros químicos que son disruptores hormonales. Además de que las indicaciones de niveles de FPS son falsas.

Otras marcas en esta lista incluyen Hawaiian Tropic, L’Oreal y Vichy Laboratories.

¿Qué hay de la vitamina D?

Protectores solares y vitamina D

Cada vez que saco el tema de la protección solar, me llegan comentarios de lo grave que puede ser el cáncer de piel (aquí estoy de acuerdo). Y de por qué es imprudente por mi parte sugerir a las personas que se replanteen el uso de protectores solares convencionales.

Lo siento. Pero aquí no estoy de acuerdo.

Ya hemos hablado sobre algunos de los daños que nos pueden producir los protectores solares. Pero otra cosa importante a tener en cuenta, y de la que a menudo nos olvidamos, es la vitamina D.

Como has leído más arriba, la vitamina D se absorbe de la luz solar. En concreto de los rayos UVB. A diferencia de los rayos UVA, estables a lo largo del día y capaces de penetrarlo casi todo, los rayos UVB son caprichosos. Debemos recibirlos desde el ángulo justo y sin nubes, ropa u otras barreras.

Por tanto, una persona de piel clara que viva en “latitudes del norte” (de Madrid para arriba), si quiere recibir una dosis saludable de vitamina D, tendría que pasar entre 10 y 20 minutos bajo el sol. Entre las 11 de la mañana y las 2 del mediodía. Mientras que una persona de piel oscura, tendría que estar entre 90 y 120 minutos.

Esas son exactamente las horas que decía tu madre que tenías que quedarte en casa. Si lo haces más temprano o más tarde, el ángulo de los rayos UVB sería tal que tendrías que pasar más tiempo bajo el sol. Y más tiempo significa más exposición a esos rayos UVA que penetran más profundamente.

Ah, y por supuesto, la exposición tiene que ser de TODO el cuerpo. AL menos el 85% y no sólo de manos, brazos y pies.

La deficiencia de vitamina D y los protectores solares

La mayoría de los protectores solares bloquean nuestra capacidad para fabricar vitamina D, y un 75% de la población tiene deficiencia de ella. Sí, incluso en España. La deficiencia de vitamina D está relacionada con un mayor riesgo de cáncer y enfermedades coronarias. Enfermedades que matan, cada año, a más personas que el cáncer de piel.

Resultado: queriendo evitar el cáncer de piel, nos embadurnamos con protectores solares químicos. Unos productos que potencialmente pueden aumentar nuestro riesgo de contraerlo al reducir nuestra producción de vitamina D. Y al mismo tiempo elevamos el riesgo de padecer enfermedades mucho más generalizadas relacionadas con la deficiencia de vitamina D. Desde la diabetes a la obesidad pasando por la depresión y la infertilidad.

¿Cambio de hábitos en vez de tanta crema solar?

Quiero ser muy clara: en NINGÚN caso recomiendo no tener precaución con la exposición (especialmente la sobre-exposición) solar.

Sin embargo, según salen a la luz más pruebas sobre los peligros de muchos protectores solares y su potencial para aumentar las tasas de cáncer de piel, además de desequilibrios hormonales y otras enfermedades, es importante no depender de estos productos. O creer que van a reducir nuestro riesgo de cáncer de piel.

Según un estudio del Journal of Clinical Pharmacology and Therapeutics:

“Los protectores solares nos protegen contra las quemaduras. Pero no existen pruebas de que protejan contra el carcinoma de células basales o melanoma. El problema reside en el comportamiento de las personas que utilizan protectores solares para quedarse más tiempo al sol de lo que harían normalmente. La seguridad de estos productos es preocupante. Y las empresas que los fabrican han promocionado su uso de forma emocional y sin precisión.”

A pesar de la promoción por la concienciación sobre la exposición solar y de los consejos de utilizar protector solar cada vez que salgamos a la calle, la incidencia del cáncer de piel, en especial del melanoma, está aumentando de forma radical.

Protectores solares minerales

Los ingredientes más seguros que puedes encontrar en un protector solar son el óxido de zinc y el dióxido de titanio. Estos dos ingredientes activos son minerales naturales cuya procedencia es la arcilla y los depósitos de arena de playa.

A diferencia de los protectores químicos que absorben la luz ultravioleta, estos ingredientes permanecen sobre tu piel para reflejar y dispersar los rayos UVA y UVB de tu cuerpo.  

Estos productos suelen ser una mejor opción. Pero ten en cuenta que algunos de estos protectores contienen también ingredientes químicos de los que ya he hablado. Y, por lo tanto conllevan los mismos riesgos.

Además, también pueden existir riesgos si se han utilizado nanopartículas. Estas pueden penetrar en nuestro cuerpo.

Finalmente, también tenemos que asegurarnos de que el porcentaje de ingrediente activo sea suficiente (mínimo 22%).

La solución que estabas buscando

Otro “problema” que suelen tener este tipo de protectores es estético. La mayoría son difíciles de extender y te dejan una capa a lo Casper. Como si te hubieras embadurnado con pasta de dientes.

Por todo ello, estoy encantada de haber encontrado estos protectores, que tienen ingredientes impecables. Además se extienden con mucha facilidad y apenas dejan residuos blanquecinos en tu piel.

Existen otras marcas, como Badger, cuya composición es muy buena. Pero te dejan con una capa blanca tan deslumbrante que todo el mundo, a tu alrededor, no tendrá más remedio que sacar las gafas de sol.

La opción más segura

Si te preocupa mucho la exposición solar o tienes un historial familiar de cáncer de piel, la mejor opción es evitar los protectores químicos. Según el EWG estos productos pueden contribuir al cáncer de piel. Por lo tanto, te recomiendo utilizar el protector más seguro: la sombra, la ropa (y el sentido común).

Además, si encuentras alguno de estos ingredientes en tu protector solar, hazte un GRAN favor y deshazte directamente de él. Aunque no se trata, ni mucho menos, de una lista exhaustiva, te será de utilidad:

  • Ácido paraaminobenzoico (PABA)
  • Octisalato
  • Avobenzona
  • Oxibenzona
  • Cinoxato
  • Padimato-0
  • Dioxibenzona
  • Fenilbenzimidazol
  • Homosalato
  • Sulisobenzona
  • Metil antranilato
  • Trolamina salicilato
  • Octocrileno
  • Metilisotiazolinona
  • Parabenos
  • Aceite mineral, parafina, petrolato
  • Sodium laurel, lauryl sulfate, sodium laureth sulfate
  • Acrilamida
  • Propylene glycol
  • PEG, polisorbatos, alcohol etoxilado

Por si todo esto no fuera poco, los ingredientes de estos protectores solares también pueden dañar el fitoplancton marino. Además de a los peces pequeños, a las ballenas y los arrecifes de coral.

Cómete la protección solar

Aparte de las medidas externas, también podemos mejorar nuestra protección frente a los daños del sol desde dentro.

En resumen, es importante evitar los alimentos que aumentan nuestros niveles de inflamación. Como el azúcar refinado, los aceites vegetales y los alimentos procesados.

En su lugar, los sustituiremos con alimentos, grasas saludables y suplementos como:

  • Alimentos para protegerte del solGrasas saturadas: mantequilla de pasto, manteca de cerdo ibérico, carne de pasto.
  • Aceite de coco. El cuerpo utiliza ácidos grasos de cadena media y grasa saturada para la formación de piel nueva y protegernos de las quemaduras.
  • Aceite de hígado de bacalao fermentado y aceite de mantequilla alto en vitamina. Este puede ser el suplemento más importante para protegernos frente al sol. También va muy bien para nuestra salud digestiva y la de nuestros dientes.
  • Vitamina D3. Analiza tus niveles de esta vitamina antes de suplementar. Optimizar los niveles de vitamina D en sangre puede protegernos de las quemaduras solares y del cáncer de piel. La encontrarás en la casquería y la piel y grasa de algunos animales (importante que se hayan criado al aire libre y se hayan expuesto a la luz solar). También en el marisco, el pescado graso salvaje y el aceite de hígado de bacalao.
  • Vitamina C. Es un potente antiinflamatorio. Además de que nos ayuda a mantener un sistema inmune saludable. Cítricos (también contienen quercetina), pimiento rojo, fresas, kiwi, camu camu y suplementos como opción 1opción 2 – (unos 2000 mg/día).
  • Vitamina E: semillas de calabaza, almendras y espárragos.
  • Betacaroteno: huevos, verduras de hoja verde, zanahorias, boniato, cantalupo, pimiento rojo, spirulina, algas.
  • Resveratrol. Un potente antioxidante que se encuentra en alimentos como los arándanos, las uvas y el vino tinto.

¿Y tú qué piensas sobre los protectores solares y el sol?


Fuentes y lecturas recomendadas:

Sol, cáncer y la mejor hora para broncearse, de Fitness Revolucionario
http://www.seom.org/seomcms/images/stories/recursos/Las_cifras_del_cancer_2014.pdf
Sunlight and Vitamin D
EWG’s Sunscreen Guide
EWG’s Skin Deep Cosmetics Safety Database
Sunscreens: are they beneficial for health? An overview of endocrine disrupting properties of UV-filters.
The Trouble With Oxybenzone and Other Sunscreen Chemicals
CDC: Americans Carry Body Burden of Toxic Sunscreen Chemical
Why (Most) Sunscreen is Harmful
Skin cancer survival statistics
Vitamin D status and sun exposure in India
Avoidance of sun exposure is a risk factor for all-cause mortality: results from the Melanoma in Southern Sweden cohort.
Relationship between low ultraviolet B irradiance and higher breast cancer risk in 107 countries.
Ultraviolet-radiation and health: optimal time for sun exposure.
Sunscreen Could Be Killing The World’s Coral Reefs, Study Says
Benefits of Sunlight: A Bright Spot for Human Health

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.