Consejos para ahorrar tiempo en la cocina¿Ahorrar tiempo en la cocina? ¡Pero si apenas me queda tiempo para hacer todas las tareas de mi lista diaria como para ponerme a dedicar más horas de la semana a cocinar!

Seguro que te suena el párrafo anterior. Conciliar el trabajo, la familia, los estudios, las relaciones sociales, etc. puede llegar a consumir la mayor parte de nuestro tiempo.

Yo misma pasé por una etapa en la que veía cómo me faltaban horas en el reloj. Días donde necesitaríamos horas extra para poder hacer todo. Y donde, por desgracia, muchas veces sacrificamos aspectos tan importantes para nuestra salud como son el descanso, el autoamor o la alimentación.

Si me conoces un poco, sabes que hay dos cosas que me gustan especialmente: una es prestar atención a nuestras necesidades más básicas. Todos esos autocuidados fundamentales para estar sanos. Y la otra es compartir con vosotros lo que aprendo. Los trucos y las prácticas que he implementado en mi día a día y que me han hecho ganar en salud, bienestar y ¡tiempo!

Sí, ahorro de tiempo, has leído bien.

Porque aunque en un principio puedas pensar que organizar semanalmente tus menús es añadir más carga de trabajo a tu ya de por sí infinita lista de tareas, cuando apenas pasen unas semanas verás que ahorras tiempo. Y no solo eso, sino que podrás disfrutar de comidas sanas, variadas y ricas cada día.

¿Quieres saber cómo puedes lograrlo?

HAZ CLICK AQUÍ para apuntarte a mi curso para aprender a organizarte en la cocina

La actitud es lo primero, también para ahorrar tiempo en la cocina

Si eres o has sido cliente de mis programas de coaching, entonces sabes la importancia que le doy a la actitud que tenemos en nuestra vida. Y no es para menos. Un cambio de actitud puede suponer un antes y un después en nuestro día a día.

Y, como no podía ser de otra manera, también es importante en la cocina.

Si no me crees, piensa en la cocina como piensas en el presupuesto que destinas todos los meses a tu hogar. Es habitual encontrarnos con meses donde hay que ajustarse un poco más el cinturón y meses donde la situación económica es más holgada. E incluso meses en los que podemos ahorrar.

Pues en la cocina pasa lo mismo. Hay semanas donde estamos menos ocupados. Días donde podemos dedicar más tiempo a planificar y preparar nuestros menús. Y semanas en las que apenas nos queda tiempo para sentarnos a comer con calma.

Sé que la idea de tirarse en el sofá y ver Netflix puede ser tentadora. Pero créeme que no lamentarás organizar bien tu tiempo en la cocina. Al igual que no te arrepientes de gestionar tu economía doméstica. 

Actitud + planificación = win win

Una vez que hemos cambiado nuestra actitud respecto al tiempo que dedicamos a cocinar, el siguiente paso es planificarnos bien.  Pero ¿qué significa exactamente planificar el tiempo que pasamos en la cocina?

No creas que el hecho de planear con antelación lo que vas a comer durante los próximos días va a ser sinónimo de estrés. Ni de tener que estar todo el día pensando en lo que vas a cocinar. Todo lo contrario.

Planificar tus menús semanales implica dedicar un par de días a la semana a pensar en lo que vas a comer. Y a prepararlo.

Probablemente habrás oído hablar del término batch cooking. Es decir, cocinar varios platos diferentes en un mismo día. Así consigues ahorrar tiempo en la cocina y comer bien todos los días. Justo lo que estamos buscando.

Además, es una planificación que puedes hacer tú mismo en casa. O bien puedes conseguir gracias a un servicio de planificación de menús que ya tenga en cuenta todas estas cuestiones.

Recuerda que no se trata de hacer cualquier plan. Se trata de tener uno que nos dé las herramientas que necesitamos. Uno con el que tener la seguridad de que todo saldrá bien. Tanto las semanas donde parece desaparecer el tiempo como las semanas donde tenemos menos carga de trabajo.

Mis consejos favoritos para ahorrar tiempo en la cocina

Llegados a este punto, quiero compartir contigo algunos de mis trucos de cocina: 

  1. Ten siempre a mano recetas comodín: 4 o 5 recetas que te sirvan en cualquier momento y no requieran de mucha preparación. Recetas que puedas cocinar con los ingredientes que sueles tener en casa. Incluso en el caso de las salsas. Tener un “aliño maestro” marcará la diferencia entre una comida aburrida y una deliciosa.
  2. Usa técnicas de cocción pasivas. Ya sabes que me encantan la slow cooker y la Instant Pot. No solo por las recetas tan ricas que consigues sino por la autonomía que te dan en la cocina. Además del tiempo que ahorras. Tiempo que puedes dedicarte a ti mismo mientras se cocina ese plato tan rico. Suena bien, ¿verdad?
  3. Escoge ingredientes que se cocinan rápido. Si no tienes mucho tiempo para cocinar, elige alimentos que se cocinen fácilmente. En el caso de las proteínas, la carne picada, los filetes, el pescado, los huevos… O bien verduras como las espinacas, el calabacín, los champiñones, etc.
  4. No tengas miedo a experimentar. Las recetas no son unas instrucciones fijas que seguir al pie de la letra. Son más bien directrices que puedes modificar en función de tus necesidades y tus gustos. Cocinar es divertido. Deja que vuele tu imaginación y experimenta en la cocina. Sobre todo cuando no tengas los mismos ingredientes que aparecen en la receta. Así no perderás tiempo yendo a comprar. Y, más importante aún, no desperdiciarás comida al poder usar los alimentos que sí tienes en casa.
  5. Usa las sobras. La última comida de la semana puede ser el mejor momento para aprovechar y reutilizar lo que has estado comiendo los días anteriores. Ensaladas, sopas, woks, tortillas o frittatas son recetas ideales para cocinar con las sobras que nos quedan. Evitar tirar comida es mucho más que reducir residuos. Es ahorrar dinero y ahorrar tiempo en la cocina.

La mise en place

Aunque la gastronomía francesa sea mundialmente conocida, en esta ocasión voy a tomar prestada una de sus expresiones para continuar con esta serie de consejos: la puesta en marcha. Uno de los errores más habituales a la hora de organizarnos en la cocina.

Al fin y al cabo, hasta el mejor plan puede fallar si no sabemos cómo ejecutarlo bien.

Imagínate el siguiente panorama: llegas tarde del trabajo, cansado y todavía tienes que ponerte a preparar la cena. ¡Con lo fácil que sería hacerte un bocata! ¡O pedir una pizza por teléfono! Fácil sí pero ¿saludable?

Por no hablar del desperdicio de comida y de la pérdida de dinero por no usar los ingredientes que ya habías comprado. ¿Recuerdas lo que hemos comentado antes sobre eso?

Y ahora imagínate esta otra situación: ya tienes los ingredientes listos. Solo tienes que llegar y terminar de cocinarlos. Cuando te quieras dar cuenta estarás sentado a la mesa delante de un plato rico y sano. 

Es decir, tendrás todo organizado y listo antes de empezar a cocinar. Para que luego cocinar sea algo fácil y divertido.

No se trata solo de cortar verduras. Se trata de dejar carnes y pescados marinados. O de preparar salsas. O bien de cocinar con antelación para llegar a casa, calentar los platos y comer.

Aunque al principio todo esto pueda parecer muy complejo, tú también puedes aprender a hacerlo.

Llevo ya un tiempo hablándote de mi nuevo servicio de planificación de menús. Un servicio con el que precisamente quiero que aprendas todos estos pasos. Para que tú también sepas cómo ahorrar tiempo en la cocina.

Quiero que seas más eficiente cocinando. Que disfrutes de más tiempo libre para hacer lo que más te guste. Y, sobre todo, que puedas comer de forma saludable todos los días.

Para ello voy a poner a tu disposición muchos recursos. Por ejemplo, una biblioteca online donde encontrarás archivos de lo más útiles: intercambios de ingredientes, recetas de salsas y aliños, conversores de medidas para las recetas, etc.

Y aunque lo habitual es usar el fin de semana para preparar las comidas con antelación, en realidad cualquier hueco que tengas libre es bueno. Piensa que buscas quitar estrés en tu día a día así que adapta tu horario a la cocina.

Incluso puedes animar a otros miembros de tu familia a participar. En especial si tienes niños en casa. Es una buena forma de ir inculcando el gusto por la cocina en los más pequeños.

Más recomendaciones para ahorrar tiempo en la cocina

La verdad es que me podría pasar horas hablando de cocina. Pero quiero que tú mismo empieces a experimentar y a ver resultados. Así que no podía olvidarme de compartir algunos consejos extra:

  1. Clasifica por tareas: cortar todas las verduras, hacer todas las salsas, marinar las carnes, etc.
  2. El menaje de cocina es importante: mantén tus cuchillos afilados, usa electrodomésticos que nos ayuden a ahorrar tiempo, como por ejemplo el procesador de alimentos para rallar grandes cantidades de verduras, etc.
  3. Juega con las cantidades: ¿tienes un ingrediente favorito? Entonces haz más cantidad que luego puedas aprovechar durante la semana.
  4. Sé más eficiente: si el agua ya está hirviendo después de escaldar unas verduras, puedes usarla para hervir unos huevos o unas patatas. Corta la comida en trozos más pequeños para que se cocine antes, etc.
  5. No tengas miedo de congelar: puedes hacer más cantidad y congelarla. Así solo tendrás que descongelar, calentar y comer. Más rápido y fácil imposible.

Si sigues estos pasos de forma constante y aprendes a planificar bien tus menús semanales, podrás ahorrar mucho tiempo en la cocina. Pero no solo eso. Verás que comer de forma saludable no es sinónimo de ser un esclavo de los fogones. Ni de pasar horas y horas delante de una sartén como si fueras un chef profesional.

Creo firmemente que la cocina tiene que ser divertida. Y, sobre todo, creo que tú también puedes sacar al cocinillas que llevas dentro.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.