butter-chickenHoy te traigo una deliciosa receta para tu slow cooker: Butter chicken. Es un curry indio muy popular en muchísimos sitios, quizás uno de los más famosos. Pero curiosamente, por estas latitudes no es un plato tan conocido. El butter chicken, o pollo hindú a la mantequilla, es un plato de pollo cocinado en una salsa de tomate, cremosa y especiada.

Butter chicken sin lácteos

En mi versión para slow cooker de este butter chicken no uso ni mantequilla (no porque tenga nada en su contra) ni nata, dos de los ingredientes clave de la receta. Podrás disfrutar de una versión súper saludable de este plato típico, tanto por sus ingredientes como por su modo de cocción. El resultado es un curry cremoso, suntuoso y muy ligeramente dulce. Y se prepara en un abrir y cerrar de ojos.

En este caso yo he cocinado la receta de principio a fin en la nueva Crock-Pot Duraceramic que, aparte de ser preciosísima como puedes ver, te permite saltear o sellar ingredientes en el mismo recipiente interior de la olla sobre todo tipo de fuegos (gas, vitro, inducción), lo cual es una enorme ventaja porque nos ahorramos el tener que fregar un cacharro más.

Yo la verdad que no siempre salteo antes los ingredientes. Hay recetas en las que simplemente hago un «topadentro» en la olla, la programo y ya. Pero en otras ocasiones sí que merece la pena este paso previo. Por ejemplo, en esta receta es un paso importante para que todo el sabor y el aroma de las especias y aromáticas se vaya desarrollando y el resultado final sea algo indescriptible de rico.

Tengo muchas ganas de que pruebes esta receta porque te va a sorprender. A menudo, el problema con muchas recetas étnicas es que usan un montón de ingredientes muy especiales que las personas de a pie no solemos tener en nuestras despensas. En esta receta los ingredientes son muy sencillos: pollo, leche de coco, tomate concentrado, garam masala, curry en polvo, pimentón y canela. (Consejito: si no encuentras garam masala, puedes reemplazarlo con 1 parte de comino + 1/4  parte de pimienta de Jamaica, o cualquier combinación de comino, pimienta negra, clavo, nuez moscada, cilantro en grano y cardamomo. Experimenta con ello.)

En cuanto al curry en polvo. Por supuesto, puedes usar cualquier curry que quieras o tengas a mano, pero te recomiendo que pruebes mi receta de curry en polvo casero, porque está buenísimo.

Para servirlo, te recomiendo acompañarlo con un arroz de coliflor. Y para una experiencia súper auténtica con este butter chicken, puedes acompañarlo de un pan naan o pan plano (el que está en la foto y el vídeo pertenece a uno de los menús de junio de Comida Real Kitchen).

Butter chicken curry (slow cooker)
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Uso tazas y cucharas medidoras porque me parece una forma muy cómoda de cocinar. Puedes encontrarlas aquí. De forma aproximada, un cup equivaldría a una taza con un volumen de unos 240 ml. Un Tbsp sería una cucharada sopera y un tsp una cuchara de postre.
Para: 6 personas
Ingredientes
Para marinar el pollo
  • 1.5 kg contramuslos* de pollo sin piel, en trozos de 5 cm
  • 3 dientes de ajo, prensado o hecho puré
  • 2 cm de jengibre fresco, rallado
  • 3 Tbsp yogur (o yogur de coco)
Para el butter chicken
  • 2 Tbsp ghee (o aceite de oliva o de coco)
  • 2 cebollas, picadas
  • 3 cm de jengibre fresco, rallado
  • 1 Tbsp garam masala
  • 1 Tbsp curry en polvo
  • 1 tsp pimentón
  • 1 rama de canela
  • 1 tsp sal
  • ½ tsp pimienta negra
  • 2 Tbsp sirope de arce o miel
  • 180 gr tomate concentrado
  • 400 ml leche de coco entera
  • Cilantro
Para servir
  • Arroz o arroz de coliflor
  • Naan o pan plano
Instrucciones
  1. Marina el pollo con el ajo, el jengibre y el yogur. Guárdalo en la nevera y déjalo marinando mínimo 30 minutos.
  2. Precalienta una sartén a fuego medio (o usa el recipiente interior de la Crock-Pot Duraceramic) y añade el ghee. Incorpora la cebolla, el ajo, el jengibre y todas las especias. Rehoga durante 1 minuto.
  3. Añade el sirope de arce, el tomate concentrado y la leche de coco. Mezcla bien todos los ingredientes y cocina durante unos 5 minutos, hasta que empiece a espesarse.
  4. Transfiere a la slow cooker (si usas la slow cooker que usé yo no tendrás que hacerlo), añade el pollo y mezcla para incorporar. Coloca la tapa y cocina 3 horas en alta o 6 horas en baja.
  5. Una vez terminado el tiempo, prueba el punto de sal y rectifica. Si la salsa te ha quedado muy líquida, puedes reducirla un poco al fuego.
  6. Sirve sobre un arroz de coliflor, arroz o quinoa, y decora con el cilantro.
  7. Acompaña con un pan plano sin gluten.
Notas
*Prefiero los contramuslos de pollo porque quedan más jugosos para esta receta, pero también puedes usar pechuga de pollo, o una combinación de ambos cortes.

 

Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.