congelar-alimentosCongelar y almacenar bien los alimentos no solo alarga su vida útil. También nos permite tirar menos comida a la basura y ahorrar dinero al comprar y cocinar en grandes cantidades.

Sin embargo, cuando se trata de congelar son muchas las dudas que nos vienen a la cabeza. Y los mitos. Por ese motivo, en el post de hoy te voy a hablar sobre cómo congelar bien tus alimentos. Además de darte algunos consejos prácticos que tú mismo podrás aplicar en tu cocina cada día.

Las bases de la congelación

No podía escribir un post sobre cómo congelar alimentos sin antes explicar brevemente algunas cuestiones básicas sobre congelación.

En primer lugar, la congelación conserva los alimentos porque ralentiza el crecimiento de microorganismos que causan descomposición. Sin embargo, y a pesar de lo que algunas personas creen, no mata a esos microorganismos. Por lo que si congelas algo en mal estado, al descongelarlo seguirá igual.

Además, es necesaria una temperatura constante de –18 ºC o menos. No obstante, no todos los congeladores alcanzan o mantienen esa temperatura. Por lo tanto, si la temperatura varía, el tiempo de conservación se reduce. Una de las razones por las que se recomienda no abrir el congelador constantemente.

Por otro lado, si quieres optimizar la temperatura de tu congelador, tampoco es recomendable sobrecargarlo de golpe. Ni que esté demasiado vacío. Lo aconsejable es que esté al menos al 75% de capacidad, de lo contrario, perderá frío cada vez que se abra.

Por último, lo ideal es que los alimentos estén fríos o a temperatura ambiente antes de congelarlos. De esta manera no solo evitarás la pérdida de temperatura. También conseguirás que se congelen más rápido y se formen cristales de hielo más pequeños. O, dicho de otra manera, conseguirás que tus alimentos no pierdan textura ni vean alterado su sabor.

La organización del congelador

Pero mantener una temperatura constante no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de congelar alimentos. De hecho, la organización del congelador juega un papel muy importante.

De manera general, las partes más frías (la trasera) las usarás para los alimentos que van a estar más tiempo congelados. Mientras que en la parte delantera irán los alimentos que se van a usar rápido.

Sin embargo, antes de ponerte a colocar tu congelador, tendrás que tener los alimentos ya congelados. Y aquí también puedes aplicar una serie de consejos que te facilitarán la vida a la hora de usarlos.

Así que no tires los alimentos en el congelador de cualquier manera. Al contrario, etiqueta, pon fecha y contenido y coloca con orden. Si tienes un arcón, hazte una lista para saber todo lo que tienes dentro. Y usa cestas metálicas para distribuir y organizar tus tuppers y recipientes. De esta manera no lo tendrás todo amontonado y te será más fácil acceder a ellos.

Además, recuerda que existen alternativas al plástico que puedes usar en tu cocina, también a la hora de congelar.

Alimentos que se pueden congelar
  • Carnes, aves y pescados, crudos y cocinados
  • Caldos, sopas y cremas
  • Guisos y estofados
  • Verduras y frutas (para batidos o para cocinar)
  • Hierbas aromáticas (para cocinar, no para decorar o servir fresco)
  • Zumo de limón o lima, así como la ralladura de cítricos
  • Quesos de pasta dura y mantequilla
  • Cereales, frutos secos y semillas
  • Pesto, tomate concentrado y salsa de tomate
  • Raíz de jengibre, cúrcuma, lemongrass, lima kaffir
  • Masas crudas y horneadas (panes, tortas, bizcochos, etc.)
  • Claras de huevo crudas
  • Yemas de huevo crudas (con ¼ tsp de sal por yema)

Si vas a congelar verduras, te recomiendo que las blanquees primero para evitar que pierdan color, sabor y textura.

Alimentos que no se congelan bien
  • Huevos, ni enteros con cáscara ni duros.
  • Mayonesa (se desliga)
  • Embutidos y quesos de pasta blanda
  • Algunas verduras (hojas para ensalada, pepino, col cruda, apio, tomate para comer frescos, rábanos)
  • Patatas, fritos y pasta cocinada
  • Café en grano

Por último, algunos lácteos como el yogur y la leche se separan. Así que si los congelas, tendrás que volverlos a batir una vez los hayas descongelado.

Cómo congelar alimentos

  1. Escoge: Escoge alimentos que sean aptos para congelar y estén en su mejor momento.
  2. Enfría: Meter alimentos que todavía están calientes en el congelador puede hacer que suba la temperatura, que algunas cosas se descongelen parcialmente y se vuelvan a congelar. Para evitarlo, pon la comida en un recipiente poco profundo en la nevera hasta que se haya enfriado. También puedes usar un bol metálico y meterlo en otro bol más grande con agua y hielo.
  3. Almacena y etiqueta: Congelar alarga la fecha de caducidad pero no significa que los alimentos se vuelvan eternos. Por eso te interesa saber qué y cuándo has congelado.
  4. Congela rápido: Ya hemos visto que cuanto más rápido se congele, mejor. Así como que debes evitar meter demasiadas cosas de golpe para congelar. Al contrario, lo mejor es colocar en una sola capa y con espacio para que circule el aire.
  5. Cuidado con los líquidos: Recuerda que al congelarlos, se expanden. Por lo tanto, tendrás que tenerlo en cuenta para dejar espacio suficiente en los recipientes que uses para congelar.
  6. Congela todo en porciones: Así solo tendrás que sacar y descongelar lo que necesites. Además, si vas a congelar porciones muy pequeñas, como cubitos de caldo de huesos concentrado, puedes usar cubiteras de hielo.

Cómo descongelar alimentos

Llegados a este punto, de nada nos serviría congelar bien los alimentos si luego no sabemos descongelarlos. Además, recuerda que la congelación no destruye los microbios y que estos se vuelven a activar y a multiplicar una vez descongelados. Por lo tanto, es importante asegurarnos de que lo hacemos bien.

En la nevera

Descongelar alimentos en la nevera es un método muy seguro y uno de los más usados. Tan solo tendremos que tener en cuenta lo siguiente:

  • Asegúrate de que la temperatura permanece a 4 ºC
  • Coloca el recipiente sobre un plato o bandeja para que recoja lo que gotea
  • Mantén los alimentos envueltos mientras se descongelan
  • Descongela en una estantería debajo de comida que ya está cocinada o vayas a comer sin cocinar.

Además, ten en cuenta que el tiempo total variará en función del alimento. En ese sentido, el pollo se descongelará antes (8 horas/kilo), seguido de la fruta o verdura (12 horas/kilo) y de la carne (16 horas/kilo). Mientras que los guisos tardarán entre 24 y 48 horas.

Un bol con agua fría

Es un método de descongelación mucho más rápido. Por tanto, está más indicado para descongelar sopas, salsas, carnes o pescados marinados y guisos de carne. Y es una opción que funciona mejor con cantidades pequeñas (por ejemplo, un par de pechugas de pollo). En este caso:

  • Asegúrate de que la comida esté en un recipiente hermético
  • Mete en un bol grande con agua que esté a una temperatura de unos 21 ºC
  • Cambia el agua cada media hora y no continúes con el proceso más allá de 2 horas
  • No uses agua caliente
Descongelar a temperatura ambiente

Podrás usar este método para descongelar panes, bizcochos, magdalenas y galletas. Simplemente desenvuelve y coloca la masa sobre una rejilla, y cúbrela con un paño limpio. Además, el pan en rodajas o masas como las de los gofres se pueden tostar directamente, sin necesidad de descongelarlos.

Algunos consejos extra para congelar

Finalmente, y aunque el tema de la congelación da para más de un post, quiero darte algunos consejos extra.

  • No vuelvas a congelar un alimento si no lo has cocinado de nuevo antes. Recuerda a nuestras amigas las bacterias. Al descongelar se multiplican, al volver a congelar sobreviven y al volver a descongelarse tienen más posibilidades de alcanzar niveles peligrosos. Si cocinas entremedias, las bacterias mueren durante la cocción.
  • Si el congelador no alcanza al menos el 75 % de su capacidad, llénalo de botellas de agua a la mitad para rellenar los huecos. Así conseguirás que tu congelador sea más económico y eficiente.
  • Sella y almacena bien la comida en recipientes herméticos para evitar los cristales de hielo.
  • Si no estás seguro de si está en buen estado o no sabes el tiempo que lleva ahí, mejor no te arriesgues y no lo comas.
  • Congelar no mejora la calidad de los alimentos. Así que no congeles alimentos que están viejos o ya no están en buen estado.
  • Si se va la luz, no abras el congelador. Los alimentos deberían permanecer congelados durante 24 horas.

Ahora que ya sabes todo esto, puedes aprovechar para cocinar de más o para congelar las sobras de tus platos. Sobre todo para esos días en los que no tienes tiempo o energías para cocinar. Así evitarás recurrir a productos ultraprocesados y dañinos para tu salud.

¿Y tú? ¿Congelas bien tus alimentos? Estoy deseando leerte en los comentarios.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.