Copa menstrualDebo de ser una de las primeras usuarias de la copa menstrual en este país. Hace ya más de 13 años que me metí en el piso de una chica que no conocía de nada, por Antón Martín, para comprarle una “copa de luna”, siguiendo la recomendación de una amiga mía. Por aquel entonces, no se comercializaban en tiendas y a pesar de que yo todavía no me preocupaba por el tema de químicos y toxinas presentes en prácticamente todo lo que nos rodea y usamos a diario (incluyendo tampones y compresas), sí que me interesaba poder hacer algo para aliviar lo mal que me lo hacían pasar los tampones cada mes. ¿Pionera? ¿Rarita? Quizás. Pero muy feliz de serlo por todo lo bueno que me ha aportado.

¿Qué es la copa menstrual?

Si nunca has oído hablar de la copa menstrual, te puede parecer bastante raro, alternativo o friki. Sin embargo, la copa menstrual tiene tantos beneficios que me encantaría que todas las mujeres se animaran a usarla. Se trata de un producto sanitario higiénico y reutilizable, generalmente hecho de silicona médica suave. Se lleva internamente, como un tampón, pero recoge el fluido en lugar de absorberlo. Cuando tienes que cambiarte (con mucha menos frecuencia que un tampón o compresa), simplemente vacías el contenido en el inodoro y enjuagas la copa. A diferencia de los tampones, la copa menstrual no es un producto desechable, así que solo necesitas comprar una, con el consiguiente ahorro.

¿Por qué es mejor una copa menstrual?

La copa menstrual tiene muchísimas ventajas. A mí sinceramente me cambió la vida: no más sequedad, infecciones e irritación después de mis reglas. Incluso mesntruaciones menos abundantes.
A continuación te explico unas pocas:

La copa menstrual no interfiere con tu ecosistema vaginal

Los tampones pueden causar o empeorar la sequedad vaginal. Un tampón absorbe alrededor de un 65% de fluido menstrual y un 35% de humedad natural. Esto crea un desequilibrio en los niveles de humedad y pH en tu vagina.

Sin tóxicos

La copa menstrual no contiene blanqueadores, pesticidas, desodorantes y potenciadores de la absorción. Puedes leer mi artículo sobre todo esto aquí.

No te deja fibras en tu interior

A diferencia de los tampones, la copa menstrual no deposita fibras en tu pared vaginal.

Sin Síndrome del Shock Tóxico

La copa menstrual no se ha asociado al Síndrome del Shock Tóxico.

Suave para pieles sensibles

La copa menstrual no causa irritación. Es ideal para mujeres con la piel sensible, candidiasis, eczema o alergias.

No interfiere con las funciones de tu vagina

La copa menstrual permite que las membranas mucosas de tu pared vaginal continúen con sus funciones limpiadoras y protectoras esenciales.

Son mejores para el medioambiente

¿Sabes cuántos tampones habrás utilizado en tu vida? ¡Unos 11,400! O si lo prefieres en peso, unos 150 kg entre tampones, compresas y aplicadores. ¿Y sabes dónde acaban? En vertederos, junto con los de todas las demás mujeres. La copa menstrual es reutilizable, y además elimina la necesidad de llevar recambios a todas partes. Si la cuidas bien, debería durarte años.

Son mejores para tu cuenta bancaria

Digamos que los productos sanitarios te cuestan unos 10€ al mes (tirando por lo bajo, entre tampones, compresas y salvaslips), eso son 120€ al año. Si tuviste tu primer periodo con 12 años, y dejas de menstruar a los 51 años, te habrás gastado la imponente cifra de 4,680€ – ¡unas buenas vacaciones para toda la familia! Y eso no incluye las veces que has tenido sangrados más abundantes o largos.

Uso de la copa menstrual¿Cómo se usa?

Cómo doblar la copa menstrualSi la colocas correctamente, la copa menstrual es tan cómoda que ni la notarás. Al principio, tendrás que practicar un poco hasta encontrar el ángulo y la posición que te funciona, pero una vez hayas perfeccionado la técnica, te asombrarás de lo fácil que es de usar.

Puedes utilizar la copa menstrual sin problema para dormir, practicar todo tipo de deportes, nadar, viajar… y hasta para el sexo oral. Antes y después de cada regla, se limpia fácilmente, bien con un fluido esterilizante o hirviéndola en una cazuela durante 5 minutos.

  • Lávate bien las manos y busca una posición cómoda, sentada, de pie, de cuclillas o de rodillas.
  • Junta los lados de la copa y dóblala por la mitad (esto sería un plegado en “C” – también hay otras formas de doblarla).
  • Sujétala firmemente entre el pulgar y el dedo índice. El borde curvado debería estar mirando en la dirección opuesta a la palma de tu mano.
  • Relax. Con la otra mano separa los labios de tu vagina y empuja el borde curvado de la copa menstrual hacia adentro.
  • Inserta la copa siguiendo el ángulo natural de tu vagina. Dirígela hacia la parte baja de tu espalda, no hacia tu cabeza. No es necesario que la empujes muy arriba.
  • Una vez la hayas insertado correctamente, coge la base de la copa y rótala una vez para asegurarte de que se ha desdoblado del todo.
  • Según tu flujo, tendrás que vaciarla cada 8 – 12 horas, enjuagarla con agua y volver a insertarla.
  • Para retirarla, lávate las manos y pellizca la base de la copa con tu dedo índice y el pulgar. Aprieta la base hasta que sientas que se libera el vacío. Recuerda que tu copa menstrual estará llena, así que retírala en ángulo para evitar que se derrame. Evita también tirar directamente del tallito inferior.
  • Si estás fuera de casa y te toca cambiarla, mi sugerencia es que te lleves una botellita de agua en el bolso para enjuagarla en el aseo. Puedes vaciarla, darle una pasadita con un poco de papel higiénico y enjuagarla con el agua antes de volver a colocártela.

¿Cuál es la mejor copa menstrual?

En el siguiente artículo, Sandra Flores, de Copas Menstruales, nos va a hablar de los que, según ella, son los mejores modelos en el mercado. Esto es muy importante, pues hay marcas que por ejemplo tienen un diseño muy bonito, pero a la hora de usarlas son incómodas. A mí me enviaron los 3 modelos de los que nos va a hablar y aunque me han gustado los 3, sin dudarlo, me quedo con la Mimacup. Te adelanto que nos han ofrecido un descuento exclusivo del 5% en toda la tienda usando el cupón EVACOPA pero te aconsejo que esperes un poco, para antes leer el artículo de Sandra, consultar tus dudas con ella y poder tomar la mejor decisión.

Sin embargo, lo que te quiero decir aquí es que la mejor copa menstrual es la que usas todos los meses. La mejor copa menstrual es la que te va bien a ti y hará que empieces a ver las copas menstruales como algo maravilloso.

Porque son maravillosas. Y lo que quiero es que la uses. ¿Capisce?

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1