Verduras, pasta y espaguetis de calabacín

Hace unos meses mi buena amiga y agricultora Clarita me comentaba que a partir de mediados de verano ya empezarían a estar listas las calabazas espagueti (no confundir con la cidra que es la que se utiliza para el cabello de ángel). Para quien no conozca esta variedad, es una calabaza con forma alargada, de color amarillo o marfil por fuera y amarilla-anaranjada por dentro.

Cuando está cruda, su pulpa es sólida, similar a la de cualquier otra calabaza cruda. Pero al cocinarse esta pulpa se deshace en hebras o cintas, similares a los espaguetis. Así que esperé ansiosa el momento de poder empezar a experimentar y elaborar recetas con la calabaza. Y cuando Clarita me puso entre las manos el primer ejemplar de esta cucurbitácea, no veía la hora de estar de vuelta en mi cocina preparando un plato suculento para mí y mi familiaY así fue.

De hecho, una semana más tarde, en una conversación con Clarita, le comenté lo mucho que nos había gustado la calabaza. Y que ya estaba deseando hincarle el diente a unas cuantas más. Fue en ese momento cuando me dejó caer la bomba: sus pollos, que andan sueltos (como tiene que ser), ¡se las habían comido todas! Se habían engullido mis calabazas, «cómo se les podía ocurrir hacer una cosa semejante». Todas salvo una, que por suerte (y previsión), Clarita llegó a tapar con una caja para tener semillas para el año que viene.

Aprende a hacer espaguetis de calabacín

Después de esta tragedia, y aprovechando la compra de unos libros, me hice con un pequeño gadget de cocina que me ha entusiasmado: un cortador de juliana. Es compacto, eficiente, fácil de usar y te permite servir “espaguetis” en un abrir y cerrar de ojos.

Así que este verano le he puesto a trabajar con uno de los frutos más abundantes de la temporada, el calabacín. De hecho, para hacer espaguetis de calabacín solo tienes que colocar el calabacín sobre la tabla, en sentido horizontal. Y tienes que mantener el tallo intacto para que lo puedas agarrar y cortar las tiras. Aunque lo mejor es ir girando el calabacín según llegas al centro (las semillas), ya que no conviene utilizar esta parte para los espaguetis de calabacín.

No obstante, yo guardo todos los centros y aprovecho para incluirlos en alguna crema o revuelto. Y por supuesto, puedes utilizar el pelador con cualquier otra verdura o fruta que se deje. También existen otros cortadores de verduras que te permiten cortar fideos redondos anchos, finos y planos como este.

La práctica hace al maestro. También con los espaguetis de calabación

Mis primeros intentos con el calabacín fueron aceptables. Más que eso, mis espaguetis de calabacín realmente no estaban nada mal. Pero siempre me molestaba que tras un breve salteado en la sartén, y una vez emplatados, acababan soltando líquido. Así que, basándome en otras hortalizas como la berenjena, volví al laboratorio gastronómico. Y seguí experimentando hasta dar con el método que mejores resultados me ha ofrecido.

Además, el calabacín me resulta apetitoso poco cocinado. Y en este caso disfruto degustando un buen bocado de espaguetis de calabacín al dente. Sin embargo, habrá quien prefiera pelarlos y cocinarlos un poco más para conseguir una textura más suave y blanda.

Es cierto que al pelarlos obtendremos un resultado más parecido a un espagueti o fideo tradicional. Pero no olvides que también perderemos nutrientes esenciales al descartar la piel. 

Finalmente, sírvelos como más te gusten. Desde unos spaghetti aglio, olio e peperoncino hasta con un pesto o una rica salsa boloñesa.

Receta: Espaguetis de Calabacín

Receta: Espaguetis de Calabacín
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Ingredientes
  • 1 calabacín largo y estrecho por persona
  • Sal marina
Instrucciones
  1. Calentar el horno a 100 ºC.
  2. Si quieres pelar el calabacín, hazlo ahora. Yo prefiero dejarlo sin pelar.
  3. Para cortar los espaguetis, yo utilizo el pelador en juliana. También podrías usar un pelador normal para hacer tallarines anchos, un cortador de fideos o un espiralizador. Coloca el calabacín sobre la tabla de manera horizontal y sujeta el tallo para cortar tiras finas. Ve girando el calabacín en cuartos y sigue cortando hasta llegar a las semillas por todos los lados.
  4. Pon los espaguetis sobre una bandeja de horno forrada con papel de cocina y espolvorea con sal. Este paso, junto con el calor del horno, hará que los calabacines "suden".
  5. Introduce la bandeja en el horno durante una media hora. Transcurrido ese tiempo verás cómo el papel ha absorbido gran parte del agua del calabacín. Puedes absorber más humedad prensando ligeramente con otro trozo de papel de cocina.
  6. Ahora el calabacín estará más seco. Pero todavía hay que cocinarlo. A mí me gusta calentar una sartén con un poco de ghee y saltearlos brevemente antes de servir. Otra opción sería añadirlos a la salsa con la que los vayas a servir y cocinarlos suavemente durante unos minutos.
  7. Recuerda que ya les hemos echado sal, por lo que no necesitarán más.
Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.