Receta yogur de cocoSi hubiese apartado un euro cada vez que alguien me ha preguntado cómo se hace el yogur de coco, ahora me podría dedicar a limarme las uñas. Vale, exagero un poco, y además lo de limarme las uñas no es un pasatiempo con el que me sienta especialmente realizada. De hecho, no recuerdo cuándo fue la última vez que lo hice. Aunque sé que el cuidado de mis uñas te interesa muchísimo, volvamos al tema de este post: la elaboración del yogur de coco casero.
Hay muchas formas distintas de hacerlo, y aunque no es difícil, para evitarte un poco de frustración en la cocina, he convertido la mía en un pequeño laboratorio I+D+I para compartir mis resultados y descubrimientos contigo. Sólo necesitas hacerte con unos cuantos ingredientes y material, y nos podemos poner manos a la obra para hacer este delicioso yogur sin lácteos.Yogur de coco cremoso

¿Cómo Se Hace El Yogur De Coco?

Cuando hacemos yogur de leche de vaca, el proceso depende de bacterias para espesarlo, darle ese sabor ácido característico y aportar un buen puñado de probióticos beneficiosos. Sin embargo, la estructura de la leche de coco es distinta a la de la leche animal, y por esta razón tenemos que emplear otros métodos para conseguir un yogur cremoso y que podamos tomar con cuchara: por una parte, un probiótico en polvo que contenga las bacterias adecuadas por sus beneficios para nuestra salud y el sabor ácido, y por otra un espesante, gelatina en polvo, almidón de yuca, arrurruz o agar agar. Tenemos bastantes variables en este experimento, así que más allá de los resultados que a mí me han gustado más, recomiendo que hagas tus pruebas, porque lo que me funcione a mí puede que a ti no te funcione, dependiendo de la leche que escojas, el probiótico, las temperaturas, etc. Yo te diré exactamente lo que he utilizado, pero te animo a jugar un poco y descubrir los resultados que más te gustan.Cómo hacer yogur de coco

El Probiótico

Yo utilizo cápsulas de Bio-Kult porque son los probióticos de calidad que utilizo a diario (aparte de los alimentos fermentados que consumo) y porque me dan muy buen resultado para hacer yogur de coco. Al buscar un probiótico para hacer esta receta, echa un vistazo al paquete para ver las cepas que contiene. Necesitarás algunas de estas: Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium lactis y Streptococcus thermophilus. También puedes usar unas 4 cucharadas de yogur, que hayas hecho anteriormente, por cada medio litro de leche.
En mi experiencia, he obtenido los mejores resultados utilizando el polvo de entre 2 y 4 cápsulas por medio litro de leche de coco, porque me gusta un yogur más ácido, pero puedes usar tan sólo 1 cápsula si te gusta más suave.Receta para hacer yogur de coco cremoso

La Leche De Coco

Escoge una leche de coco con un alto contenido en grasa y sin aditivos. Me gustan tanto con la leche de Aroy-D como la de Dr Goerg. También puedes usar leche de coco casera. Generalmente, la leche de coco en lata suele dar los resultados más cremosos, pero la leche en brik de Aroy-D es extremadamente densa y, siempre que puedo y a pesar de que las latas de Dr Goerg estén certificadas sin BFA, prefiero no utilizar productos enlatados. No te recomiendo usar bebidas de coco envasadas o leches con un bajo contenido en grasa para hacer yogur, ya que no funcionará, y tampoco recomiendo que utilices otras leches en lata.Yogur de coco, sin lácteos

El Espesante

Este ingrediente es totalmente opcional, pero depende del resultado que quieras conseguir. Normalmente, los yogures sin lácteos suelen ser bastante líquidos y si te gustan así, no pasa nada. Pero si prefieres un yogur más espeso, igual quieres añadir un espesante. Puedes usar gelatina de pasto en polvo, un almidón como la yuca o el arrurruz, o agar agar en polvo como alternativa vegana. Todas estas opciones son sencillas y dan buenos resultados. Si utilizas yuca/arrurruz obtendrás un yogur más espeso, muy parecido al griego, y con la gelatina tendrás un resultado muy similar en consistencia a un yogur normal.
Si no quieres añadir espesante, puedes probar la siguiente opción. En lugar de utilizar leche de coco, haz el yogur sólo con la capa súper densa que se forma en la parte superior de una lata de leche de coco cuando la refrigeras. Al ser muy espesa, no necesitarás espesante y podrás saltarte el paso de tener que calentar la leche. Pero ten en cuenta que el yogur va a salirte muy denso, así que es mejor usarlo en pequeñas cantidades para acompañar fruta o tortitas.
Otra forma de conseguir que tu yogur tenga la textura de un yogur griego es hacerlo como indico, espesado con gelatina, yuca o agar agar, y colarlo usando una tela de quesero durante 4 – 8 horas.
Yogur de coco cremoso, sin lácteosTambién puedes saltar a la segunda receta para ver otra opción totalmente distinta. Con esta opción se tarda un poco más, pero a la larga (en especial si queremos hacer yogur de forma continua) resulta más sencillo y da buenos resultados.
Un par de opciones más para espesar el yogur de coco serían, o bien añadir media cucharadita de psyllium en polvo a medio litro de yogur (lo mejor es mezclar una cucharada de yogur con el psyllium en un cuenco aparte y luego agregar el yogur + psyllium al resto del yogur) o añadir entre 1 y 2 cucharadas de semillas de chia a medio litro de yogur para obtener una especie de pudding de yogur.

4.6 from 18 reviews
Cómo hacer yogur de coco (versión 1)
 
Si no utilizas espesante, el resultado será parecido a un yogur líquido o kefir, perfecto para hacer batidos.
Ingredientes
Instrucciones
  1. Echa la leche de coco en una cazuela: Agita bien el brik de leche de coco y vierte 500 ml en una cazuela mediana.
  2. Añade el espesante: Si vas a espesar con yuca o arrurruz, antes de calentar la leche, aparta medio vasito y mezcla con el espesante hasta que se haya disuelto, luego echa esta mezcla a la cazuela. Si vas a espesar con gelatina o agar agar, espolvoréala sobre la superficie de la leche en la cazuela y calienta.
  3. Calienta la leche de coco: Pon la cazuela a fuego medio hasta que le leche comienza a hervir. Si has usado gelatina o agar agar, éstos comenzarán a derretirse. Bate la leche y baja el fuego. Sigue cocinando y batiendo durante unos minutos hasta que se disuelva la gelatina o que la yuca/arrurruz hayan espesado la mezcla.
  4. Enfría la leche: Enfría la leche hasta que llegue a unos 45ºC, o hasta que esté templada al tacto.
  5. Añade los probióticos: Abre las cápsulas sobre la leche y bate con un tenedor o una varilla. También puedes usar 4 cucharadas de un yogur de coco anterior.
  6. Deja que el yogur fermente y cuaje durante 24 horas: Echa la leche de coco en tarros/bote(s) esterilizados y ponles la tapa. Coloca los tarros en la yogurtera, y si no tienes, sigue las instrucciones de este post. Déjalo fermentar 24 horas.
  7. Enfría el yogur: Si ves que se ha separado en dos capas, remuévelo con una cucharita y luego pon el yogur fermentado en la nevera durante al menos 5-6 horas. Se solidificará según se vaya enfriando.
  8. Disfruta: Ya puedes disfrutar de tu delicioso yogur cremoso de coco. Consúmelo antes de 10 días.

4.6 from 18 reviews
Cómo hacer yogur de coco (versión 2)
 
Esta versión es mucho más sencilla y no requiere espesante, pero es más lenta y los resultados son menos consistentes. Cuantas más veces lo hagamos, irá cogiendo una consistencia más espesa hasta llegar incluso a parecerse a una créme fraîche o yogur griego, pero debemos tener un poco de paciencia.
Ingredientes
Instrucciones
  1. Haz la mezcla: Echa la leche a un bote de cristal con tapa y vierte el contenido de las cápsulas probióticas, mezclando bien con un tenedor.
  2. Deja que el yogur fermente durante 24 horas: Coloca la tapa sobre el bote sin enroscarla, en este caso queremos que circule el aire, pero protegiendo para que no entre polvo y otras partículas. Pon el bote a temperatura ambiente, por ejemplo en la cocina, en un sitio donde no se vaya a mover, durante 24 horas.
  3. Remueve y deja reposar otras 24 horas: Pasadas las primeras 24 horas remueve la mezcla, ésta debería de estar un poco más espesa aunque todavía líquida. Vuelve a colocar la tapa como antes y deja otras 24 horas a temperatura ambiente.
  4. Refrigera o continúa fermentando: Después de un total de 48 horas, el yogur debería formar una capa en la parte de atrás de una cuchara. Si lo refrigeras ahora, tendrá la consistencia de un yogur normal. Si lo dejas otras 12-24 horas, se espesará más.
  5. Vuelve a hacer más yogur: Cuando te queden unas 4 cucharadas vuelve a hacer el proceso, pero en lugar de utilizar las cápsulas para inocular, usa el yogur. Cuantas más veces hagas este proceso, más se espesará.

 

¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1