Magdalenas de naranja y arándanosHe tardado unos dos años en publicar esta receta. Y no porque la haya estado perfeccionando o haya querido quedármela para mí solita. No.

Un día, hace un par de años, desarrollé esta receta, igual que hago casi siempre en la cocina: experimentando, jugando, probando combinaciones de sabores… Publiqué la foto en mi página de Facebook y, como no, hubo unas cuantas súplicas para que compartiera la receta.

Pues qué feliz estoy de haberlo hecho. A menudo me invento recetas y luego no me acuerdo de apuntarlas en un sitio seguro. Y no es que Facebook sea el sitio idóneo para guardar las cosas que más te importan. Pero tuve la suerte de que Lucía (si estás en la comunidad privada de Eva Muerde La Manzana, sabrás que es famosa por ser una de las mejores planificadoras en la cocina, y si no, puede que la conozcas por estas croquetas de boniato), se fijara en la receta y la guardara a buen recaudo para mí durante todo este tiempo. (¡Gracias, Lucía!)

Porque, según ella, éstas son las magdalenas que nunca fallan, las que siempre dan buen resultado, y que tanto le gustan. Y lo entiendo. Hoy lo he entendido de maravilla.

Esta mañana, rescaté la receta de los archivos de la comunidad, y me dispuse a hacer una tanda. No recordaba que fueran tan perfectas. No, en serio, las voy a tener que esconder para no verlas, porque corro el riesgo de zampármelas todas de una sentada.

Las he hecho como aquella primera vez, con arándanos rojos congelados, pero también puedes utilizar arándanos normales, estarán igual de buenas. Lo que pasa es que a mí el punto ácido siempre me ha enamorado. Soy de las que van a la frutería y pregunta si las naranjas están ácidas, y siempre me suelen contestar, muy orgullosos de su producto: “nooooooo, éstas son muuuy dulces”. No comprenden que me aleje de su puesto con cara de decepción. Pero sí, me gusta que se me cierren los ojos de manera involuntaria y me hagan chiribitas (sabes de qué cara te estoy hablando, ¿verdad?) al comerme una fruta bien ácida.

Una de mis múltiples rarezas. Pero tú estás aquí por mis magdalenas y no por mi afición a las frutas ácidas. Así que te dejo con la receta. Espero que las disfrutes mucho.

5.0 from 10 reviews
Magdalenas de naranja y arándanos
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 12 magdalenas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 180ºC. Mete un recipiente resistente al calor con agua caliente en la parte inferior del horno. Este paso sirve para añadir vapor durante la cocción, no es para cocinar al baño maría. (Si, lo sé, te parece muy obvio, pero seguro que alguien lo va a preguntar)
  2. Prepara un molde para magdalenas con cápsulas de papel o silicona.
  3. Mezcla todos los ingredientes, menos los arándanos, en una batidora hasta que quede una mezcla homogénea. Añade los arándanos, incorporándolos suavemente con una cuchara.
  4. Rellena las cápsulas y hornea durante 20-25 minutos.
  5. Saca las magdalenas y deja que enfríen sobre una rejilla.
Notas
Utilizo estas tazas medidoras y estas cucharas medidoras en casi todas mis recetas. Es una forma muy cómoda de medir los ingredientes y que la medida que indico sea la misma que la que estás usando tú.

Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Share
Tweet
Pin
+1