Mi manifiesto SOY ALUCINANTEPor mucho que trabajemos el autoamor y nuestra actitud frente a los nuevos retos, siempre volveremos a toparnos con nuevas barreras mentales, con nuevas situaciones que parece que hacen que toda esa auto-confianza que habíamos adquirido a base de trabajárnoslo durante tantos meses, comience a tambalearse. Vuelve a asomar el mismo dragón, quizás con una nueva apariencia: falta de confianza, temores, sombras y esa voz interna que te repite “no eres lo suficientemente buena, no te mereces todo esto…”.  

Esto suele ocurrir justo en ese momento en el que estás a punto de dar un paso que te sacará de tu última zona de confort, justo en el momento en el que vas a dar el salto y te estás empujando para traspasar tu techo de cristal.

Estás viendo todo lo que te espera al otro lado, pero también ves al maldito dragón, esperándote. Y él te ve a ti, te mira con los ojos muy abiertos, resoplando, oscuro, amenazante.

Lo que no sabes es que ese dragón tiene tanto o más miedo que tú. Porque sabe que estás a un paso de combatirlo, de derrotarlo. Lo único que tienes que hacer es derribar tu techo de cristal y enfrentarte a él, cara a cara.

Alucinante

Un regalo que me ha hecho Marta en la comunidad de EMLM. Gracias tesoro 🙂

Todo lo bueno que tienes y eres

En la comunidad privada de Eva Muerde La Manzana tenemos días temáticos, y precisamente en uno de ellos, el del autopiropo, es cuando comenzó a tomar forma mi manifiesto SOY ALUCINANTE.

¿Cuántas veces no sólo no te reconoces todo lo bueno que tienes y eres, sino que además te castigas con tus propias palabras?
¿Cuántas veces te has tomado unos minutos para recordarte lo maravilloso, alucinante y especial que eres?

¿No crees que ya es hora de ser consciente, de poner por escrito algunas de las razones por las que ERES ALUCINANTE?

Hoy te quiero pedir que no lo retrases más, porque esa voz siempre estará ahí, ese dragón no dejará de desafiarte desde el otro lado del techo de cristal. Pero tú sí puedes hacer algo por cambiar tu actitud. Está totalmente en tus manos hacerlo.

Así que vamos a patearles el culo a unos cuantos dragones. ¿Te apuntas?

Mi manifiesto

SOY ALUCINANTE porque sigo mi corazón y mi intuición. Porque no dejo que me guíen mis problemas. Porque tengo el valor de vivir la vida que quiero vivir y de perseguir mis sueños. Por ser la persona que quiero recordar dentro de muchos años.

SOY ALUCINANTE porque tomo decisiones y actúo en consecuencia. Porque me equivoco, me caigo y vuelvo a intentarlo. Porque, aunque me tenga que caer mil veces, nunca permitiré que el “¿qué habría ocurrido si…?” invada mi vida.

SOY ALUCINANTE porque tengo un fuego en mi interior y porque soy responsable de encontrar ese fuego y mantenerlo encendido.
Es mi vida. Es corta. No permitiré que otros apaguen mi fuego.
Pruebo lo que quiero probar. Voy a donde quiero ir. Sigo mi intuición. Sueño con los ojos abiertos hasta saber exactamente cómo son esos sueños. Y hago al menos una cosa al día para que estos sueños se conviertan en realidad.

SOY ALUCINANTE porque a medida que me esfuerzo por conseguir mis objetivos, soy consciente de que me llevaré decepciones y que el camino puede que no sea sencillo. Pero me tomo estas decepciones como retos, como pruebas de constancia y de valor.

SOY ALUCINANTE y estoy orgullosa de mí misma. Soy mi mejor amiga y mi mayor crítico. No me importan las opiniones que tenga que escuchar de los demás, al final el reflejo que me devuelve el espejo es el mío.
Acepto todo lo que soy. Soy yo, de principio a fin. Sin disculpas, sin remordimientos. Soy apasionada, y soy un ejemplo de que sí se puede.
Veo la persona en quien me quiero convertir y hago todo lo que puedo para crecer.

SOY ALUCINANTE porque valgo mucho. No soy perfecta – nadie lo es – pero merezco quererme, y merezco que me quieran. Sé que lo único que tengo que hacer es ser yo y vivir la vida que sólo yo puedo vivir. Me siento orgullosa y confío en mí misma.

SOY ALUCINANTE porque lo que hago está marcando una diferencia. Al ayudar a otros también cumplo con mi propio destino. Porque tengo un impacto positivo en la vida de otras personas y en la mía. Ayudo a otras personas a vivir mejor, a ser más felices.
No puedo hacerlo todo, pero puedo hacer algo. Y ese algo es mucho. Eso me hace sonreír.

SOY ALUCINANTE porque soy feliz y soy agradecida. La felicidad está en mí, en mi forma de pensar. Escojo cómo me veo a mí misma y cómo veo al mundo. Soy consciente de que son elecciones y hábitos.
Las gafas que elijo para ver mi mundo condicionan mis sentimientos hacia mí misma y hacia todo lo que ocurre a mi alrededor. Por cada minuto que nos sentimos irritados o enfadados, perdemos 60 segundos de felicidad.
Siento gratitud, empezando por el oxígeno que respiro todos los días. Y eso me hace feliz. Cada una de nuestras respiraciones está sincronizada con el último aliento de otra persona.

SOY ALUCINANTE porque me estoy convirtiendo en la mejor versión de mí misma.
“No trates de ser una pobre imitación de otro, trata de ser la mejor versión de ti mismo.” Esta frase de Judy Garland me encanta. No puedes vivir la vida de otros.
La persona única y maravillosa que hay en mi interior tiene ideas, fortalezas y una gran belleza que no existen en ningún otro lugar, y solo deseo estar en mis zapatos. No me interesan los de nadie más.
Soy la persona que conozco, mi mejor versión, a mi manera. Intento mejorar continuamente, cuido de mi cuerpo, mente y espíritu y me rodeo de positividad.  

SOY ALUCINANTE porque he perdonado a quienes en algún momento me han hecho daño.
El resentimiento es un desperdicio de la felicidad, hace que nos perdamos la belleza de la vida que se despliega ante nosotros. Perdonar es liberar a un prisionero, y darme cuenta de que ese prisionero era yo.

SOY ALUCINANTE porque soy responsable de mi vida.
Soy dueña de mis elecciones, reconozco mis errores y estoy dispuesta a tomar los pasos que haga falta para mejorar.
Nadie más es responsable de mi vida, solo yo. Y no soy esclava de las ideas y de los planes de otros, sino pionera de los míos. Soy la única que tiene la capacidad de controlar el resultado de mi vida. Y en ocasiones no será fácil. Pero soy responsable de mi situación y de superar mis obstáculos. Si elijo no hacerlo, sé que estaré escogiendo existir por existir.

SOY ALUCINANTE Y PUNTO.

No te arrepientas

Sigue tu corazón. Sé fiel a ti mismo. Haz lo que te haga feliz. Estate con quien te haga sonreír. Ríe tanto como respiras. Ama. Di lo que tengas que decir. Ayuda cuando puedas. Agradece todas las cosas que tienes. Sonríe. Celebra tus pequeños logros. Aprende de tus errores. Sé consciente de que todo es una lección. Perdona. Y deja ir lo que no puedas controlar.

Ahora te toca a ti

Hazte un hueco en tu agenda y antes de que finalice la semana escribe una primera versión de tu propio manifiesto SOY ALUCINANTE. No hace falta que sea definitivo, de hecho, no lo será. Una vez que empieces, no dejarás de añadir cosas. Es así de potente.

No te pongas excusas por falta de tiempo. No hace falta que le dediques muchísimo tiempo. Yo misma no tardé más de 10 minutos en escribir mi primer borrador en el post de la comunidad.

Si te apetece y te animas, me encantaría que lo compartieras debajo de este post para decirle a todo el mundo por qué eres tan alucinante, aunque si lo prefieres, también te lo puedes guardar para ti. Hagas lo que hagas, escríbelo.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Share
Tweet
Pin
+1