operación bikiniLlega el verano y con él la famosa operación bikini. ¿O quizá debería llamarla operación desastre?

A principios de año ya te contaba lo poco que me gustaban los detox. Entre otras muchas razones porque son la mejor forma de perder nuestra salud. ¡Y de conseguir justo el efecto contrario al que buscamos!

De hecho, también te hablaba de formas en las que sí que podemos mejorar las vías naturales que tiene nuestro cuerpo de desintoxicarse. Además de cómo hacer un detox integral. Uno que también tiene en cuenta los tóxicos que nos rodean y que nos ponemos en la piel.

Sin embargo, esas dietas locas a base de batidos y zumos verdes no son exclusivas de enero. Por desgracia, año tras año la operación bikini sigue llamando a nuestras puertas. Tanto en forma de anuncios en la tele como de productos milagro y ofertas de gimnasio.

La operación bikini: por qué deberías desterrarla de tu vocabulario

Sé que este post no va a ser muy original. Es más, sé que hay un montón de información al respecto. Tanto de los defensores como de los detractores de la operación bikini. Y aun así, no podía dejar de darte mi opinión sobre este tema.

Como coach especializada en trabajar con mujeres, muchas veces he sido testigo de los problemas hormonales que generan este tipo de comportamientos.

Algo que no nos debería de sorprender. Sobre todo teniendo en cuenta que este tipo de dietas milagro a menudo prescinden de las grasas, unas de las mejores aliadas de tus hormonas.

Pero no solo eso. La operación bikini también tiene un claro impacto negativo en nuestra salud mental. Y a menudo es un claro reflejo de una baja autoestima. Una falta de amor propio que queremos solucionar buscando un canon de belleza irreal.

Cuando las apariencias engañan

No me malinterpretes. No quiero decir que no existan esos cánones de belleza. Y tampoco quiero obviar el hecho de que todos estamos influenciados en mayor o menor medida por ellos.

Sin embargo, tenemos que dar un paso más allá y ser conscientes de lo que en verdad significan.

Si con la operación bikini solo buscas encajar en lo que supuestamente otras personas esperan de ti, entonces tenemos un problema. Un problema doble, en realidad.

Por un lado, estarás poniendo en riesgo tu salud física y mental. Y, por otro lado, estarás basando tu bienestar en tu apariencia y en lo que otros piensen de ti. En las expectativas que ponen en ti.

Una apariencia que no define quién eres. Y mucho menos te hace mejor o peor persona.

Eres más que un peso en una báscula o que un six-pack en la playa. Y tu salud mental es igual o más importante que tu salud física.

La mejor operación bikini que puedes hacer

Llegados a este punto, creo que no hace falta que te diga por qué no sirven las dietas milagro.

Sin embargo, puede que sí que haga falta recordar la importancia que tiene adquirir buenos hábitos en nuestro día a día. Hábitos que continúen en el tiempo y con los que consigamos resultados verdaderos.

En ese sentido, uno de los primeros cambios que podemos hacer empieza en la cocina. Apostar por la comida real y cocinada en casa no solo nos ayudará a conseguir el peso que deseamos. También será una forma muy sencilla de ahorrar tiempo y dinero.

¿Y cómo puede ayudarnos comer comida real a la hora de bajar de peso? Muy sencillo. Simplemente hará que tu cuerpo funcione mejor. Hará que tus hormonas estén equilibradas y funcionen tal y como deberían hacerlo.

Es cierto que el peso no depende únicamente de nuestro ambiente hormonal. Pero tampoco depende solo de la comida que ponemos en nuestra mesa. O del ejercicio físico que hacemos. Es un sistema complejo en el que influyen todos esos factores. Sin olvidarnos del estrés.

Por eso no nos sirve de nada buscar un “cuerpo de verano” que lucir en la playa. Porque nos dará un resultado irreal, efímero. Un resultado que nos dejará en una situación peor que en la que nos encontrábamos.

Recuerda que solo tienes un cuerpo y que te tiene que durar toda la vida. ¿Realmente estás dispuesto a maltratarlo así? ¿Tan poco valor tiene para ti?

Solo necesitas un bikini para tu operación bikini

Ya te he avisado que este post no iba a ser especialmente original. No es eso lo que busco.

De hecho, si creyera que para la operación bikini necesitas algo más que un bikini, no habría escrito nada de esto. Al contrario, estaría compartiendo contigo algún “método infalible”. Ya sabes cuáles te digo. De esos que solo repercuten en nuestra salud y en nuestro bolsillo.

Quiero que hoy seas un poco más consciente de lo que significa la salud para ti. De lo que entiendes por bienestar físico y mental. Y de lo que estás dispuesto a sacrificar por ello.

Si piensas lo mismo que yo sobre la operación bikini, entonces no necesitas nada más para disfrutar del verano. Y bien, ¿nos vamos a la playa?

P. D.: Seguro que conoces a más de una persona que va a hacer la operación bikini este año. Comparte con ellos este post si quieres ayudarles a que no pongan en riesgo su salud.

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.