Galletas especiadas sin glutenLa semana pasada una chica llamada Marta (¡hola, Marta!) me envió un mensaje acerca de mis galletas de jengibre. Me escribió para decirme lo mucho que le encantaban estas galletas, la cantidad de veces que las había hecho, y que iban a ser una de las recetas dulces que iba a incluir en sus menús estas fiestas, junto con los Raffaellos, los polvorones y las barritas crujientes de Paleo Sin Excusas. (Por cierto, si no has probado esas recetas, tienes que hacerlo, ¡tal que YA!)

También me preguntó si podía publicar otra receta de galletas sin gluten, ya que “todo lo que hago siguiendo tus recetas sale PERFECTO y en casa nos chiflan las galletas de este estilo, crujientes y con especias tipo canela y jengibre” (palabras textuales de Marta. ¡Gracias, Marta!).

Así nació la operación “galletas especiadas”

No puedo negar que cuando me escribís diciéndome cosas tan bonitas me emociono. Y tampoco puedo negar que me apetecía mucho encender el horno para hacer galletas. Así que me puse a sacar mis botes de especias del armario y a elucubrar ideas para mis experimentos.

Canela, jengibre, clavo, pimienta de Jamaica… Ya solo con oler estas especias sabes que algo bueno tiene que salir de todo esto. La cuestión era: ¿Qué base utilizo para estas galletas? ¿Saco la harina de almendra? ¿Algún otro fruto seco? Y mientras estaba jugando con las posibilidades en mi cabeza, tenía la respuesta justo delante de los ojos. Literalmente. Me había quedado con la mirada fija en un bote de crema de pipas de calabaza.

Y en ese momento pensé que es raro que algo tan rico como la crema o la harina de semillas de calabaza no sea más popular. No solo tiene buen sabor, sino que estas semillas son nutritivas (con buenos niveles de zinc y magnesio) y causan muchos menos problemas de intolerancias que las almendras y otros frutos secos.

Si no tienes a mano crema de pipas de calabaza, puedes hacerla con una batidora potente, o bien preparar estas galletas usando una crema de cualquier otro fruto seco. La receta te saldrá igual de bien.

4.0 from 1 reviews
Galletas especiadas sin gluten
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 36
Ingredientes
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 180º C y forra dos bandejas de horno con papel para el horno.
  2. En una batidora o procesador de alimentos, bate bien la mantequilla, el aceite de coco, el azúcar, el huevo, la vainilla y la crema de semillas de calabaza hasta obtener una mezcla cremosa y ligera.
  3. En un bol, mezcla la sal, el bicarbonato, las especias y las harinas y almidón. Haz un hueco y añade la mezcla líquida. Mezcla todo bien. La masa debería tener una textura tener algo aceitosa.
  4. Haz bolas con un diámetro de unos 3,5 cm. Aquí puedes decidir aplastar las bolas en este momento, o dejarlas así y aplastarlas a mitad de cocción. Si optas por la segunda opción, tus galletas te quedarán con el aspecto resquebrajado de mi foto. Colócalas en las bandejas.
  5. Hornea cada bandeja en el centro del horno por separado, durante unos 12 minutos, hasta que se hayan dorado. Si las vas a aplastar, hazlo a los 6 minutos de cocción con la parte de atrás de una cuchara.
  6. Enfríalas sobre una rejilla y disfruta!
Notas
Estas son las tazas medidoras y las cucharas medidoras que utilizo.

Puedes cambiar la crema de semillas de calabaza por una crema de cualquier otro fruto seco. También puedes usar ½ cup de harina de castaña y 1 cup de harina de trigo sarraceno. Tendrá un sabor un poco más fuerte a trigo sarraceno.

 

SEGURO QUE TAMBIÉN TE GUSTA

Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.
Compartir
Twittear
Pin
+1