Postre Cremoso de Chocolate y AguacateCuando la vida te da aguacates… ¿haz un postre cremoso?
Eso parece.
Aunque debo admitir que mi primera opción sería guacamole. Sin embargo, en ocasiones la vida te da aguacates cuando ya tienes un buen cuenco de guacamole en la nevera. Porque la vida es así de buena. En ese caso, sí… haz un postre cremoso.
Postre cremoso paleo de chocolateEl ingrediente secreto-ya-no-tan-secreto que hace que este postre sea un éxito, es esta fruta verde y versátil (porque ya sabías que era una fruta, ¿verdad?). El aguacate tiene la textura perfecta como base para un postre cremoso, y su sabor suave permite que otros aromas dominen el plato. Es alto en grasa monoinsaturada, por lo que no necesitarás una gran porción para sentirte satisfecho. Es muy nutritivo y está cargado de fibra soluble, vitamina E y potasio.
¿Que no te gustan los aguacates? Pues… No voy a decirte que no se nota para nada el sabor del aguacate. Aunque a veces apenas se percibe. Me inclino a creer que depende de tu estado mental así como del punto de maduración del aguacate (y del plátano), que nunca serán iguales.
Postre cremoso de chocolateEl sabor a chocolate en esta receta se consigue con cacao puro en polvo. He probado otros, pero a mí me encanta el de Oro de los Andes. El cacao es una buena fuente de antioxidantes y de algunos minerales como el magnesio, el hierro y el cromo.
Aunque en casa disfrutamos de este postre cremoso endulzado únicamente con el plátano, si el tuyo no estuviese bien maduro, también puedes usar un poco de miel cruda. Ya sabemos que evitar el azúcar es un paso muy importante hacia una alimentación óptima. Sin embargo, esto no significa que no debemos consumirlo en absoluto, sólo que hay que limitarlo, y mucho. La miel es la opción más saludable cuando vayamos a escoger un endulzante, sobretodo porque la miel, en su forma cruda, también contiene minerales traza, enzimas y compuestos antibacterianos que pueden ser muy beneficiosos. Una cosa a tener en cuenta es que la miel es un alimento entero mientras que el azúcar y otros endulzantes son extraídos y refinados antes de ofrecerse para el consumo. Es muy importante que escojas miel cruda de calidad, y evites cualquier “miel” comercial pasteurizada.
Postre cremoso de chocolate y aguacateSi te encantan los aguacates, te vas a enamorar de este postre, prácticamente ni notarás el sabor del aguacate y pronto te convertirás en un adicto a este caprichillo, que enamorará a niños y adultos por igual, y por el que merece la pena sacar y ensuciar el robot de cocina. Uff. Menudo incordio. ¿No podría alguien inventar un robot de cocina que se limpie sólo? Se haría de oro.
Resumiendo. La moraleja es que todo es mejor con chocolate (sobretodo los lunes).
Postre cremoso de cacaoNo ha estado nada mal.

4.8 from 12 reviews
Receta: Postre Cremoso de Chocolate
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 2 - 4
Ingredientes
Para el postre cremoso
  • 2 aguacates maduros
  • 1 plátano maduro
  • 4 cucharadas de cacao puro en polvo
  • ¼ de vasito de leche (cruda, de coco, de almendra), o hasta conseguir la consistencia deseada
  • ½ cucharita de extracto de vainilla (o de almendra, avellana...)
  • 1 pizca de canela en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita (o al gusto) de miel cruda (este ingrediente es opcional y puede que no sea necesario si el plátano está maduro)
Para decorar (opcional)
  • Nata espesa de calidad, preferentemente cruda, o requeixo (si se toleran los lácteos), o nata de coco (instrucciones más abajo)
  • Una cucharada de nibs de cacao
  • Bayas (arándano, arándano rojo, mora, grosella, frambuesa, etc.)
  • Almendras, avellanas, pistachos en trocitos.
Instrucciones
  1. Pon todos los ingredientes del postre cremoso en el robot de cocina y bate todo bien hasta que la mezcla esté bien integrada y cremosa.
  2. Divide el postre en cuencos o vasitos individuales y guarda en la nevera durante al menos una hora para que se enfríe.
  3. Para servir, decora con nata, trocitos de cacao (muy recomendado), bayas, frutos secos o una combinación de lo que más te apetezca.
Para hacer nata de coco
  1. Mete una lata de leche de coco en la nevera toda la noche. Si tiene una anilla, recomiendo meter la lata al revés (con la apertura hacia abajo). Al enfriarse, se solidificará la grasa en la parte superior, y abajo quedará el líquido.
  2. Cuando vayas a preparar la nata, saca la lata y, con cuidado, dale la vuelta para que la anilla de apertura quede otra vez arriba. Abre la lata y echa el líquido a un cuenco. Este agua la puedes usar para hacer batidos u otras recetas.
  3. Saca la parte solidificada a un cuenco (si está frío, mejor), añade un poco de extracto de vainilla, si quieres, y monta la nata con unas varillas hasta conseguir la consistencia deseada.
  4. Es mejor usar la nata en seguida, para que no pierda la textura de nata montada.
  5. También puedes usar crema de coco. En este caso no tendrás que decantar nada de agua, ya que es 100% coco.


Texto de la entrada escrito y traducido por Ana Fernández, basado en un texto de How Sweet It Is.

¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.