Helado Magnum de chocolate y aguacateHace unos días recibí estos moldes tan chulos y tenía que hacer un helado magnum… ¡YA! Lo cierto es que cuando se me mete una idea en la cabeza, es difícil sacármela de ahí. Así que desde entonces no he dejado de inventarme sabores y preparaciones para este tipo de helados (chocolate, matcha, coco, fresa…). Con todas las ideas que se me han ocurrido, me daría para desayunar, comer y cenar helado durante varios días. Pero, ejem… todos sabemos que eso no estaría bien (niños, no lo hagáis).

Vuelve a comer un helado magnum

Cuando probé esta receta de helado magnum me sentí como Ricitos de Oro. “No demasiado dulce”, pensaba mientras lamía la cuchara. “Nada amargo”, pensaba después de meditarlo un poco más. “Mmm, cremoso”, pensaba mientras limpiaba el vaso de la batidora con la lengua. “Peeeeeerfecto”, después de chuparme hasta el último resto que quedaba en el palo del helado.

Si como me pasa a mí, no puedes evitar ir probando y volviendo a probar la mezcla antes de congelarla, te advierto que es posible que acabes comiéndotela a cucharadas en lugar de congelarla para hacer estos helados. Es así de buena esta receta de helado magnum. De hecho, esta misma receta puedes usarla como pudding o postre cremoso. O como batido si le añades más leche de coco.

Helado Magnum de choco y aguacate

Un helado paleo con ingredientes saludables

Como ya sabes, el aguacate es una maravillosa grasa saludable. Pero su uso va mucho más allá del (riquísimo) guacamole y otros acompañamientos. Es un gran sustituto, en todo tipo de recetas, cuando necesitamos una consistencia cremosa.

Pues estos helados son cremosos gracias al aguacate (no notarás su sabor), con suficiente cacao en polvo para darles sabor pero sin amargor. Y con sirope de arce para el toque dulce, y una pizca de sal y vainilla para equilibrarlo. Aunque no he querido añadir plátano, como en mi postre cremoso (también podrías hacer un helado como este con esa mezcla), para los que no quieren o no les gusta esta fruta. Tampoco he añadido ningún fruto seco (puedes cambiar la decoración por nibs de cacao) para los alérgicos a este grupo de ingredientes.

Además, llevan la cobertura de chocolate ideal: chocolateada a tope. Con ese punto de amargor (aquí sí) y el crujiente perfecto al morderla. Si quisieras una cobertura más parecida al chocolate con leche, podrías añadir leche de coco en polvo, como hice con el relleno. Y te sobrará un poco de cobertura después de hacer el helado magnum. Guárdala en la nevera, en el mismo tarro de cristal que has utilizado para recubrir tus magnum. Así podrás usarlo en más helados, para untar unas fresas o chorrear sobre unas tortitas.

Helado magnum chocolate y aguacate

Receta: Helado Magnum de choco, coco y aguacate

4.7 from 6 reviews
Helado magnum de choco y aguacate
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Para: 4 helados
Ingredientes
Helado
Cobertura
Instrucciones
  1. Pon todos los ingredientes del helado en la batidora y tritura bien hasta que la mezcla esté bien integrada y cremosa.
  2. Rellena los moldes con la mezcla y dales a éstos unos golpecitos suaves sobre la mesa para eliminar burbujas de aire y que queden igualados.
  3. Coloca los palitos y lleva al congelador (asegúrate de que estén sobre una superficie lisa). Congélalos durante al menos 6 horas.
  4. Para preparar la cobertura, funde el aceite de coco en un cazo a fuego bajo, y añade el resto de ingredientes. Mezcla bien para que quede homogéneo.
  5. Mete la cobertura en un tarro de cristal que tenga la altura suficiente y el ancho lo más justo posible para que quepan los polos.
  6. Forra una bandeja con papel de hornear.
  7. Retira los helados de los moldes y mételos en el tarro, uno a uno, para bañarlos con el chocolate. Añade la decoración rápidamente, ya que la capa de chocolate endurece enseguida.
  8. Colócalos sobre la bandeja forrada hasta que terminen de endurecerse y disfrútalos en el momento o guárdalos en el congelador.
  9. Cuando los vayas a comer, sácalos con unos 10-15 minutos de antelación para que el helado esté más suave.
  10. PD. Recuerda que para comértelos como tiene que ser, es obligatorio acabar con la cara y las manos llenas de chocolate.
Notas
Estos son los moldes que he utilizado para preparar estos helados.
Pssst…
¿Quieres inspiración para tus menús diarios? Echa un vistazo a mi nuevo eBook Paleo Sin Excusas. Encontrarás más de 60 recetas sabrosas y muy fáciles de elaborar, consejos de preparación y toda la información que necesitas para poner en práctica este estilo de vida.
¿te encanta lo que lees? COMPÁRTELO.